domingo, 7 de abril de 2013

La Nueva Cancilleria del Reich


“Haus des Grossdeutschen Reiches”



El 21 de Septiembre de 1736, Federico Guillermo I de Prusia donaba unos terrenos al  Mayor General de Caballería y Coronel del regimiento de Granaderos Montados, a la sazón favorito real, Conde Adolf Friedrich von der Schulemburg-Wolfburg; con esta donación el rey pretendía  fomentar el auge de la industria e iniciar la construcción del sector norte de la Wilhelmstrasse. Cosntruído entre 1738-1739 por C.F. Richter como palacio aristocrático (restaurado en 1827-28 por Schinkel ), pasará a ser propiedad del príncipe prusiano-polaco Radziwill, desempeñando durante varios decenios un importante papel en la vida cultural de la ciudad. Para mediados del siglo XIX, la zona entorno a la Wilhelmstrasse berlinesa, el mas aristocrático barrio de la capital,pasará a convertirse en el centro del poder político de Alemania; poco a poco, se irán situando aquí los principales edificios gubernamentales y así en 1839 se adquiere el Palacio Radziwill para su utilización por el Gobierno de Prusia.
Palacio Radziwill - Vieja Cancilleria del Reich

Tras las obras de mejora y adecuación que se desarrollaron entre 1875-1878 , realizadas por Georg Wilhelm Joachim Neumann será utilizado como residencia oficial y sede del Canciller, pasando a denominarse Cancillería del Reich. Hasta este momento, el Canciller tenía su residencia en el cercano Ministerio de Asuntos Exteriores. El Palacio Radzwill será sede del Congreso de Berlín, que se reunirá en el salón de baile de su primera planta, en el pabellón central en 1878. Tras Bismarck, otros siete cancilleres imperiales ocuparán su lugar en este edificio.
Para finales de los años 20 del siglo pasado, el edificio necesitaba de más espacio y así la primera gran ampliación de la Cancillería sería inaugurada por el presidente von Hindemburg con ocasión del 60 aniversario de la fundación del Reich. Obra de Eduard Jobst Siedler y Robert Kisch se construyo entre 1928 y 1931 sobre el Palacio Voss, demolido unos años antes. 

Ampliación con el Führerbalkon y Palacio Borsig
Con la llegada al poder de los nacionalsocialistas, Hitler decidió reformar el edificio  que ya acusaba los achaques de la edad. Además,tampoco lo creía apropiado para albergar la sede de la Cancillería del Reich, calificándolo como “adecuado para una empresa jabonera, pero no  como la sede de un poderoso Reich”.  Así, entre 1934 y 1935 todo el conjunto verá una nueva renovación, esta vez a cargo de Paul Ludwig Troost, arquitecto predilecto del Führer, para su adecuación como residencia oficial y oficinas del Canciller Adolf Hitler.En 1935 Speer añadirá su ya famoso balcón, el "Führerbalkon", en la fachada principal del edificio anexo, desde el cual el Führer presidía desfiles de las organizaciones del Partido y paradas militares. Tanto Speer como Goebbles tratarán posteriormente de situar su construcción en 1933 como vínculo simbólico con la asunción del poder por parte de los nacionalsocialistas.


Pero el conjunto seguía quedándose pequeño día a día al nuevo gobierno y a sus necesidades de representación. De este modo, el salón de Recepciones, también conocido como de los diplomáticos o de baile, fue el primer gran edificio del conjunto de la Cancillería del Reich encargado por Adolf Hitler. Será el arquitecto profesor Leonard Gall el encargado del proyecto, que se llevará a cabo en los jardines de la Cancillería. Con una capacidad de unas 200 personas, el proyecto además incluía la construcción de un refugio antiaéreo subterráneo y un anexo sobre la fachada norte que albergaba los apartamentos privados de Hitler. Este primer refugio antiaéreo, ampliado en 1943, servirá de refugio a la familia Goebbles a partir de abril de 1945 y hasta su muerte.

En 1934 tras la muerte del Presidente von Hindemburg, Adolf Hitler asume la presidencia del Reich junto con la Cancillería  De nuevo será necesario más espacio y por este motivo se adquiere el contiguo Palacio Borsig, donde serán ubicadas nuevos salones de recepción, la Präsidialkanzlei y la Wehrmachtsadjutantur  así como parte de la Cancillería del Partido de Bhouler. Sin embargo para Hitler todo esto no eran mas que soluciones inmediatas, temporales  y en ningún caso definitivas. Se hacía necesaria la construcción de un nuevo edificio que, por una parte, permitiese dotar a la jefatura del Estado del espacio necesario para el desarrollo de sus funciones, así como las oficinas, salas de reunión y salas representativas necesarias para una administración cada vez mas centralizada y numerosa. Por otra parte, este nuevo edificio debía reflejar debidamente la nueva posición de Alemania como potencia y de su Führer como cabeza de la nación alemana. Para el nuevo régimen, se hacía necesario reflejar en piedra la “recuperada grandeza” del Reich alemán.

De esta forma, el 11 de Enero de 1938, Hitler convoca a Albert Speer, Generalbauinspektor fur die Reichshauptstadt Berlin, y le encarga  la construcción del edificio de la Nueva Cancilleria del Reich, fijando el plazo de finalización de las obras para el 10 de Enero de 1939. Speer recuerda en sus memorias que Hitler le diría: “tengo un trabajo urgente para usted. Dentro de poco tendré que celebrar reuniones importantísimas y para eso necesito grandes vestíbulos y salones que me permitan impresionar sobre todo a los pequeños potentados. Pongo a su disposición toda la Voss Strasse. Me da igual lo que cueste”. Así mismo, le indico: “quiero que la próxima recepción diplomática tenga lugar en la nueva Cancillería . Según el propio Speer, tras recibir el encargo pidió un día para reflexionar, aceptando el pedido al día siguiente.

obras de construcción Nueva Cancilleria - Bundesarchiv
A pesar de que efectivamente, las obras de la Nueva Cancillería se efectuaron en un tiempo récord de unos 9 meses, lo cierto es que este proyecto venía fraguándose por parte del equipo de Speer desde 1935. Entre este año y 1937, se irán adquiriendo la  totalidad de los edificios de la Voss Strasse. La elección de esta calle tampoco era casual. Con el derribo de las embajadas de los antiguos estados (Baviera, Sajonia, etc) situadas aquí  se pretendía simbolizar la culminación de la unidad nacional comenzada en el II Reich. Así mismo, con el edificio de la Nueva Cancillería se cerraba por el sur la gran manzana y jardines ministeriales de la Wilhelmstrasse, poniendo punto final a la urbanización de esta zona iniciada por Bismark en 1872 con la apertura de la Voss-strasse. También estaba previsto en la planificación de Speer para Berlín la continuación en línea recta de la Voss-strasse hasta la Tiergartenstrasse.

obras de construcción durante la noche
 de la Nueva Cancilleria - Bundesarchiv
Las obras comenzaron a toda prisa con el derribo de los edificios  que  ya estaba finalizado el 15 de marzo de 1938 ( edificios de viviendas, embajada de Baviera, Ministerio de Justicia, Embajada de Wüttemberg, Administración Regional del NSDAP, Embajada de Sajonia, Banco Delbrüks-Schickler and Co., Edificio de la Administración central del Reichbahn); era tal la improvisación con la que comenzaron las obras, que el refugio antiaéreo se inició partiendo de bocetos a mano alzada. Según narra Speer en sus memorias, algunas de las salas del nuevo edificio se diseñaron en función de las grandes alfombras anudadas a mano que debían cubrirlos; Speer determinó el tamaño y el color antes de saber que aspecto tendrían estos salones, ya que las descomunales alfombras tenían el plazo de entrega mas largo. El solar alargado de la Voss-strasse, entre la Wilhelmplatz y la Hermann Göering Strasse, invitaba a un diseño de recintos yuxtapuestos a lo largo de un eje, una solución satisfactoria desde el punto de vista de las necesidades efectistas del edificio.[u] El complejo resultante incluirá las instalaciones de la Vieja Cancillería, junto con un gran edificio articulado en tres cuerpos: el ala occidental o Reichskanzlei, el cuerpo central o Mittelbau, y el ala oriental o Präsidialkanzlei; dos cuerpos administrativos y un cuerpo representativo. 

Así, el recorrido programado seguiría la siguiente ruta: se accedía desde la Wilhelmplatz en coche, atravesando la gran puerta de doble hoja del edificio anexo de la Vieja Cancillería, al Patio de Honor. Desde aquí, por una escalinata se accedía a una pequeña sala de recepción desde la que se abrían dos grandes puertas de mas de 5 metros de altura  que daban al vestíbulo o sala de los mosaicos, se atravesaba un recinto circular y se accedía a una galería de 146 m de largo. Todo este conjunto de salas alcanzaba 220 m de longitud, tras lo cual se llegaba a la sala de recepción de Hitler. Este trayecto era conocido como "el camino del diplomático". 

Las cifras impresionan: Con una superficie construida de 16.300 metros cuadrados, presentaba una fachada de 421 m de longitud hacia la Voss-strasse, con sus 420 estancias y habitaciones (grandes focos situados en las fachadas de los edificios frente a la Cancillería, la iluminaban por las noches). Pese a que el presupuesto inicial era de 28 millones de Reichsmark, se estima en unos 70 millones de Reichsmark su coste total, una vez finalizadas las obras. A esto habrá que añadir los 1,3 millones de Reichsmark de coste de las obras del Führerbunker, iniciadas en 1943. En su construcción se emplearan mas de 20 millones de ladrillos y trabajaran las 24 hrs. del día, en turnos rotativos, unos 4.500 obreros de la construcción de Berlín. Otros 1.000 mas por todo el país, habían realizado diferentes partes de la obra. Diecisiete grandes grúas eran empleadas en las obras y durante los meses de invierno se utilizaron grandes ventiladores de aire caliente para acelerar el fraguado; así mismo, los encofrados y hormigoneras eran cubiertas con grandes entoldados para protegerlos de los rigores invernales. El 9 de enero de 1939 se efectuaba la entrega de llaves y el 12 de enero, tenía lugar su primer acto oficial con la celebración de la Recepción de Año Nuevo al Cuerpo Diplomático.

Patio de Honor y estatuas de Arno Breker:
 el Partido (izquierda) y la Whermacht (derecha)
El proyecto de la Nueva Cancillería, contemplaba la integración del Edificio Anexo y del Palacio Borsig en el nuevo complejo. Un pequeño patio conocido como el Patio Privado, era considerado como la entrada privada de Hitler a la Cancilleria. Este pequeño patio, resto de un antecesor mayor de la vieja cancillería, tenía una cubierta acristalada y sus paredes estaban recubiertas de piedra gris. En la fachada del edificio anexo, se abrirá una gran puerta de bronce de doble hoja, que daba acceso rodado desde la Wilhelmplatz a la nueva Corte de Honor o Patio de Honor; realizado con un tratamiento severo, sencillo y sin ninguna concesión, causaba una gran impresión en los visitantes que llegaban a la Nueva Cancillería. Con 68 metros de longitud y 26 metros de ancho, sus paredes estaban revestidas de piedra gris del Jura. Las paredes laterales se articulan en una distribución formada por tres nichos flanqueados por columnas. Frente a la entrada de la Wilhelmstrasse, el portal central de entrada tetrastilo, presentaba dos grandes esculturas de bronce de Arno Breker, “El partido” (hombre que porta una antorcha) y “La Wehrmacht” (hombre portando una espada).Una gran águila de bronce (hoy en el Museo del ejército Soviético en Moscú), obra del prof. Schmid-Ehmen, con las alas plegadas, preside la puerta.

Präsidialkanzlei- acceso Voss-strase 
El Ala Oriental o Präsidialkanzlei, albergaba el edificio administrativo del este y había sido diseñada como un puente visual entre el Palacio Borsig y el nuevo complejo de la Cancillería. Aqui se encontraban las oficinas del Staatsminister Dr.  Otto Meissner (1880 - 1953 ) así como las oficinas de los adjuntos militares. Meissner, Secretario de Estado desde 1923, se adaptará pronto a la "nueva Alemania" y como responsable de la Cancillería presidencial, se ocupará de las relaciones con las personalidades eminentes y "viejas glorias" del Reich. Así mismo, tramitará la correspondencia con las grandes cancillerías extranjeras siendo su trabajo eminentemente protocolario. Su celo le valdrá el ascenso a ministro de estado en 1937, cargo del que disfrutará hasta el final de la guerra. La Adjudantur militar, compuesta por edecanes y ayudantes específicos del Herr, Kriegsmarine y Luftwaffe ocupará un papel secundario hasta el estallido de la guerra, momento en el que pasan a estar permanentemente al lado de Hitler.

El ala izquierda y derecha del edificio estaban separadas por una gran puerta central, que servía de demarcación entre las dos y como transición entre los edificios históricos y los modernos; de esta forma, mientras el ala derecha presenta dos niveles de ventanas al igual que el palacio Borsig, el ala izquierda tiene 3 niveles,en simetría con el ala Occidental. Será la altura de la fachada a la Voss-strasse del Palacio Borsig quien determine la altura de todo el complejo: 20 metros. La puerta central destaca por el profundo nicho en el que se sitúa; toda ella será revestida en granito gris, frente al resto de la fachada del edificio, enlucida en estuco amarillo lo cual recalca su función central. Cuatro pilares de granito de 9 metros de altura por 1 metro de ancho sustentan el nicho que alberga el emblema nacional, un águila de piedra de una envergadura de 7,75 metros, obra de Kurt Schmidt-Ehmen. Las escaleras de acceso disponían de dos plataformas frente a los pilares centrales en los que si situaba la guardia de la Leibstandarte Adolf Hitler. Además, la Präsidialkanzlei albergaba el vestíbulo, sala de los mosaicos y la sala circular.

Un claro vestíbulo separaba el patio de Honor de la Sala de los Mosaicos. Este vestíbulo, de menores dimensiones que el resto de las salas, presenta una superficie rectangular de 10 metros de profundidad por 17 metros de largo y 7, 5 metros de altura. Desde este espacio, las puertas del norte llevan al comedor y las del sur a las zonas administrativas del ala oriental y a la  puerta de la Voss-strasse. Vestibulos de estas características se reparten por todo el complejo, como conexiones transversales con el resto del edificio. Los suelos y paredes revestidos de mármol rojo de Salzburgo y una gran mesa en el centro, completan el conjunto de la sala. Ventanas a izquierda y derecha permiten la iluminación diurna y candelabros dorados en las paredes dotan a la habitación de iluminación artificial.



Sala de los Mosaicos
A continuación la Sala de los Mosaicos, con una superficie de 46,2 m de longitud y 19,2 m de ancho; desde sus 16 m de altura presentaba una cubierta acristalada  (realizada por la empresa Konrad Lindhorst Feinkonstruktionen GmbH.) que dotaba de iluminación cenital a toda la sala; la luz que penetraba por el techo se reflejaba en el mármol pulido del suelo, consiguiendo un gran efecto visual.  Las paredes mostraban diez grandes superficies 2,70 metros de anchura por 8,40 metros de altura que albergaban mosaicos de Hermann Kaspar de águilas afrontadas en la parte baja, sujetando entre sus garras una antorcha, coronadas en la parte alta por dos antorchas cruzadas, todo ello enmarcado por hojas de roble y realizados con teselas de oro y varios colores. Los suelos estaban recubiertos de grandes placas de mármol rojo de Salzburgo. Destacaba el profundo nicho de la puerta oeste que presentaba varios escalones con tarimas laterales, flanqueado por dobles pilastras de mármol. Sobre la puerta de madera de caoba enmarcada en mármol verde oscuro, un águila de bronce con las alas desplegadas de Kurt Schmid-Ehmen, que actualmente se conserva en el Imperial War Museum de Londres.

sala redonda
Como espacio de transición entre el ala oriental y el cuerpo central, Speer situó una sala cubierta por una cúpula, conocida como la sala redonda. Los muros, de 10 metros de altura recubiertos de mármol rojo se dividen en 8 campos panelados con incrustaciones de mármol blanco de Adnet , separados por pilastras de mármol rojo. En dos de esos campos se sitúan las puertas, una que comunica con la Sala de los mosaicos y frente a esta otra que da acceso a la Gran galería. En el dintel de las puertas se sitúan relieves de mármol blanco de Arno Breker, “el combatiente”, con la espada y “el genio” femenino.  En un lateral, una puerta mas pequeña da acceso a la zona administrativa de la Präsidialkanzlei.  Sobre estos muros se sitúa la cúpula de Hermann Kaspar alcanzando una altura de 16 metros. El suelo de la sala, de 14,25 metros de diámetro, presenta un mosaico de mármol obra de Hermann Kaspar. Desde la Sala redonda, se accedía a la Gran Galería, ya en el edificio central de la Nueva Cancillería.

Mittelbau vista desde la Voss-Strasse
El cuerpo central o Mittelbau, se encontraba retranqueado 16 metros de la línea de fachada; su papel central en el complejo se ve reforzado no sólo por su situación prominente, sino por otros detalles como su mayor tamaño o los materiales utilizados en su exterior, con revestimientos en granito gris. En primer piso destacan 19 ventanas perfiladas de 6 metros de altura, que van a dotar de iluminación la Galería de Mármol. La altura del Mittelbau era de 22,8 metros; esta diferencia de 2,8 metros respecto a las alas laterales se deberá a la necesidad de corregir el efecto óptico provocado por el retranqueo de la fachada. De esta forma se iguala ópticamente la altura de los tres cuerpos. El piso superior del cuerpo central alojaba las oficinas del Reichsleiter Philipp Bouhler (1899 - 1945 ), responsable de la Cancillería del Partido desde 1934. Se ocupará principalmente de las tareas de Hitler como Führer del NSDAP así como de toda la correspondencia que en concepto de tal recibía  recursos y reclamaciones individuales. Sus tareas se irán haciendo cada vez más políticas, respondiendo directamente ante Hitler.

Mittelbau fachada a los jardines
de la Nueva Cancilleria
Hacia el jardín, la fachada toma una longitud de 190 metros dividida por pilares de piedra que enmarcan la fachada enlucida de amarillo. En el centro, desde el despacho del Fúhrer, destaca un gran pórtico de columnas dobles de mármol de 18 metros de altura con capiteles de bronce. Tras descender unos escalones, se llega a las escaleras de acceso a los jardines, flanqueadas por dos grandes esculturas de caballos obra del Porfesor Thorak. Así pues, el conjunto forma una gran  terraza de 190 metros de longitud por 9 metros. de profundidad. Frente a esta terraza, en el lado opuesto del jardín, se sitúa el Invernadero y entre ambos, el estanque de los jardines. En el lado Este de la terraza, una arcada abierta al jardín con bóvedas en cruz se abre al salón comedor; con unas dimensiones de 48 metros largo y 10,20 metros de ancho y una altura de 5 metros, permite la colocación de un gran número mesas redondas y sillones. Sobre este, se encuentra la biblioteca, cuyas ventanas también se abren hacia el jardín. Presetnta 55,5 metros de largo y 7,4 metros de profundidad. Las estanterías para los libros, de madera de cedro con incrustaciones, tenían una altura de 5 metros. Estas estanterías estaban interrumpidas por nichos que albergaban grandes jarrones de porcelana de la manufactura estatal de Nymphenburg.

Constituye el cuerpo representativo del complejo, ya que albergaba no sólo la Gran Galería de Mármol, sino también el despacho del Führer, la sala del Gabinete del Reich y la gran sala de recepciones.  La Gran Galería de Mármol, tenía una longitud de 146 metros de largo (la Galería de los Espejos del palacio de Versalles tiene 74 m.), con unos 12 metros de ancho y una altura de 9,50 metros. Diecinueve ventanas de 6 metros de altura y 2,35 metros de ancho, perfiladas por mármol rojo oscuro y dispuestas en nichos de 2,10 metros de profundidad iluminaban el interior, reflejándose en su suelo, un espejo de mármol rojo viejo de Salzburgo. De sus paredes, recubiertas de mármol claro de estuco, colgaban gobelinas de 5,40 metros de altura y 10 metros de largo, obra del pintor Wener Peiner. Esta galería, tramo final del “camino del diplomático”, daba acceso a la gran sala de recepciones y al despacho del Führer.
Cinco grandes puertas perfiladas en mármol rojo oscuro en la pared opuesta a las ventanas muestran sobre el dintel un cartucho dorado sin ningún motivo; solamente la puerta de acceso al despacho del Führer muestra en el interior de su cartucho grabadas las iniciales ”AH”, obra de Hans Vogel. 

Las puertas de acceso a la gran sala de recepciones y a la sala redonda, lucían sobre sus dinteles dos águilas de bronce, obra de Kurt Schmid-Ehmen. Sobre las paredes, grandes candelabros de bronce para la iluminación artificial y entre las puertas, se situaban espacios amueblados, diseñados por Speer, cubiertos por alfombras.



puerta de acceso al despacho de Adolf Hitler
desde la Gran Galeria
Desde la Gran Galería de Mármol, se accedía  al despacho del Führer. Situada en el centro de la galería, la puerta de acceso estaba flanqueada por dos guardias de la Leibstandarte Adolf Hitler. Con una superficie total de 400 metros cuadrados, transmitía seriedad y elegancia; cinco grandes ventanas de 6 metros de altura perfiladas en mármol rojo oscuro y de 2 metros de ancho se situaban opuestas a la puerta de acceso principal a lo largo de 27 metros, mirando hacia el jardín. La pared opuesta, a 14,5 metros de profundidad, presentaba cinco campos iguales, simétricos a las ventanas, formados por campos panelados por madera de raíz de muchas vetas, enmarcados en mármol rojo. En el campo central se sitúa la puerta que comunica con la Gran galería.

El techo, a 9,75 m de altura estaba cubierto por elegantes casetones de madera de palisandro con incrustaciones de maderas nobles.Todas las paredes y suelo estaba recubierto de mármol rojo ostmärkischen y sobre este, una única gran alfombra. Sobre las cuatro puertas  laterales, se colocó un campo dorado con representaciones de la Sabiduría, la Prudencia, la Valentía y la Justicia, obra de Richard Klein. Sobre la puerta de acceso principal, aparecía un águila dorada sujetando una corona con la esvástica, emblema nacional. 
Interior despacho de Adolf Hitler
El escritorio del Führer se encontraba situado en la parte izquierda del despacho, próximo a las ventanas; El gran escritorio de madera, diseñado por Albert Speer, presenta incrustaciones de bronce de Hermann Kaspar, con temas como Cabeza de Medusa, Marte y Palas Atenea. El  campo medio del escritorio, situó una espada a medio desenvainar sobre fondo con la cabeza de Marte. Este motivo gustó especialmente a Hitler, que lo veía como una advertencia a los diplomáticos que se sentasen frente a su escritorio. Detrás de este, junto a la pared, se instaló un busto del Presidente Hindemburg.

En el lado opuesto del despacho se situó una gran chimenea de mármol de 2,7 m de altura por 3,25 m de anchura del mismo tipo de mármol de los muros, sobre la que colgaba un retrato de Bismark obra de Lenbach. Richard Klein diseño para ella unas hermosas placas de hierro fundido con representaciones en relieve. Frente a ella se sitúan un grupo de sofá y sillones entorno a una mesa, flanqueado por lámparas de pie.  Una gran mesa de mármol (sin ninguna función específica al principio, pero sobre la cual se situarán los mapas de situación hacia el final de la guerra durante las conferencias militares) situada en la zona central, hacia las ventanas, completaban el mobiliario. Las puertas laterales conducían a los despachos de secretarias y asistentes, y a un pasillo lateral, paralelo a la gran Galería, que comunicaba el despacho del Führer con la Sala del Gabinete del Reich.

Sala del Gabinete
La sala del Gabinete del Reich, nunca utilizada por el consejo de Ministros, presentaba unas dimensiones de 19 m de largo por 13,50 de ancho, con una altura de de 6,50 m. Toda ella estaba forrada en madera de nogal, para mejorar su acústica. Al igual que en el despacho del Fúhrer, el techo se cubrirá de casetones de madera. En el centro de la estancia, la gran mesa del Consejo de ministros, flanqueada por las sillas para los ministros en rojo vino, con una gran águila, traídas de la sala del Gabinete de la Vieja Cancillería y diseñadas por  Dr. Gerdy Troost y por el Prof. Gall (como todo el mobiliario de las residencias del Führer ) durante la reforma de Troost de 1934-1935. Frente a cada silla, sobre la mesa, se situaba una gran carpeta de cuero con el nombre del ministro grabado en letras de oro bajo el emblema nacional. En esta sala nunca se reunirá el Consejo de Ministros, ya que desde 1937, Hitler no volverá a reunirlo, transmitiendo directamente las ordenes a sus ministros, que se comunicaban entre si mediante memorándums.

Gran Sala de Recepciones, Nueva Cancilleria
20 de abril 1939, recepción por el 50 cumpleaños de Hilter
Bundesarchiv
Situada al final de la Gran Galería, la Gran Sala de Recepciones culminaba el “camino del diplomático”. En esta sala el Führer recibía al cuerpo diplomático en la recepción anual de año nuevo. Presentaba una superficie de 24,5 m de largo y 11,6 m de ancho. Una gran única alfombra anudada cubría el suelo. Destacaban dos grandes arañas de cristal vienes Lobmeyr; cuando Speer mostró el edificio terminado al Führer, esta sala le pareció especialmente pequeña, por lo que se comenzó a trabajar en el proyecto para su ampliación, triplicando su tamaño.
Bajo el cuerpo central, se situaba un refugio antiaéreo que contaba con cinco entradas ocultas en la voss-strasse, que podían ser abiertas desde el interior por medio de un mecanismo hidráulico. Una balaustrada de piedra separaba la calle de esta parte del edificio.

acceso desde Voss-Strasse a la Reichskanzlei
El Ala Occidental o Reichskanzlei, albergaba el edificio administrativo occidental, que comenzaba en la confluencia de la Voss-strasse con la Hermann Göering Strasse. Aquí se encontraban las oficinas del Dr. Lamers  y sus colaboradores. Hans Heinrich Lammers (1879 - 1962 ), actuaba como Jefe de Gabinete  con rango ministerial desde 1937 y durante toda la etapa nacionalsocialista. Se ocupa principalmente de los asuntos legales y preparación de proyectos de ley. Lammers disfrutará de una residencia oficial en el Obersalzberg desde 1938, cuando Hitler lo convierte en un anexo de los servicios centrales del Estado. Sus detalles arquitectónicos y su disposición básica eran idénticos al Ala Este.Un gran patio interior se situaba entre la fachada al jardín  el ala administrativa y el mittelbau; su única función era la de marcar la separación entre el área administrativa y la zona representativa y servía como área de entrada para el personal .

Separados del edificio de la Nueva Cancilleria, a lo largo de la Hermann Göering Strasse, Speer construirá dos edificios para el alojamiento de la Guardia de la Leisbtandarte Adolf Hitler.
Edificios Leibstandarte A.H
desde la Hermann Göering Strasse

Además de las tres Cancillerías ya mencionadas, en el complejo de la Nueva Cancillería del Reich también tenía su sede la Cancilleria personal de Adolf Hitler o Adjudantur. Será Wilhelm Brückner el encargado de crearla, aunque su verdadero organizador será Fritz Wiedemann. Era un departamento encargado por entero a los asuntos personales de Hitler: su horario y agenda, sus desplazamientos, su intendencia general, guardarropa, sus compras personales y sus invitados.  También preparaba informes sobre las personas y los asuntos a tratar para facilitar las entrevistas a Hitler y canalizaba el flujo constante de visitas, apartando a unos o introduciendo a otros en base a sutiles equilibrios de influencia, poder o notoriedad. Normalmente lo mas sencillo era una buena recomendación. El personal de la ayudantía será pues el gestor de las relaciones sociales con el centro del poder del Estado ya que todo lo que se refiere a la persona de Hitler pasa por este canal. Por este motivo, todos los poderosos del régimen intentan tener una persona de su confianza situada aquí. Los ayudantes del Führer disponen de poderes especiales, coche oficial propio, escolta y derecho a portar armas.

Semejante órgano requería una energía constante y su personal disponía de unas ventajas tremendas dentro del régimen por su cercanía diaria al Führer, gracias a la cual podían obtener una decisión o una gratificación; por ello su personal goza de una influencia inmensa que se extiende a todas las administraciones del Reich y por ello también son unos puestos muy codiciados. El jefe de la Adjudantur será Wilhelm Brückner (1884-1954), SA-Obergruppenführer, el más alto cargo dentro de la misma, permaneciendo en su puesto hasta 1940, fecha en la cual pasará al servicio activo en el ejército con el rango de mayor al perder el favor de su jefe en favor del segundo hombre fuerte, Julius Schaub, miembro del Reichstag desde 1936 por designación personal de Hitler y SS-Obergruppenführer desde 1943.

Entre los miembros de la Adjudantur se encuentra Albert Bormann (1902 - 1989 ), hermano de Martin Bormann, con un rango inferior a Brückner y Schaub, NSKK-Brigadeführer. También las secretarias personales del Führer que en virtud de su puesto gozaban de influencia y respeto generales. Adeptas al régimen hasta el final espiritual y materialmente. Espiritualmente ya que eran puestos altamente codiciados y a los que únicamente se podía acceder a través de una recomendación, previa comprobación de su idoneidad. Johanna Wolf, la más antigua en el puesto ya que entró al servicio de Hitler en 1929 ya era anteriormente miembro del partido y Traudl Junge venía recomendada por Albert Bormann; su padre era dirigente local del partido en una pequeña localidad. Materialmente, porque al igual que todo el personal al servicio de Adolf Hitler, estaban magníficamente pagadas, con un sueldo que oscilaba entre 2000 y 3000 marcos del Reich (un Secretario de Estado tenía un salario de entre 1.500 y 2000 marcos del Reich), además de primas y gratificaciones excepcionales (bodas, etc..).

Entrada al Führerbunker desde los jardines de la Cancilleria
Bundesarchiv
Mención especial dentro del complejo de la Nueva Cancilleria del Reich merece el muy conocido Führerbunker. Como ya se ha indicado, el proyecto de construcción del Salón de Recepciones en la Vieja Cancillería, en 1935, contemplaba la edificación de un refugio antiaéreo (espesor del techo: 1,60 mts. , espesor de las paredes: 1,20 mts). Las obras, ejecutadas por la empresa Hochtief AG tendrán un coste estimado en unos 250.000 RM. Este primer refugio, conocido posteriormente como [u]Vorbunker[/u] o antebunker, será utilizado por Hitler durante los primeros bombardeos británicos de 1940. En 1943, el Führer encarga a Albert Speer la inmediata construcción de un nuevo refugio en los jardines de la Vieja Cancillería; esta nueva instalación contará con las mismas dimensiones internas de la estructura precedente, pero verá incrementado el espesor del techo y  de las paredes: 3,5 y 3,5 a 4 mts., respectivamente. La ejecución de los trabajos, a cargo del arquitecto Carl Piepenburg, será adjudicada también a la empresa Hochtief AG y asi, se iniciará a la excavación de la zanja de cerca 10 metros de profundidad. El 23 de Octubre de 1944 se comunica a la tesorería del Estado la finalización de las obras del llamado «Proyecto de Construcción B 207»;una sólida estructura de hormigón armado, capaz de resistir el embate de las más potentes bombas de la época, cuyo coste total será de 1.350.000 RM. La extensión total del complejo abarcará un área de 15 x 20 metros y la altura de las dependencias internas será de 3 metros. Posteriormente, por orden del Führer se reforzarán los techos con un metro adicional de cubierta "anticolisión", aunque los trabajos no llegarán a su fin antes del final de la guerra. A eso se debe que una de las torretas de ventilación se quedase a medio construir. Una segunda torreta cónica serviría para la salida del aire.

Demolición Führerbunker- bundesarchiv
Finalizada la guerra, el 5 de diciembre de 1945 el Bunker es dinamitado por las tropas soviéticas; todos los elementos exteriores son desmontados por completo (torretas de ventilación, accesos ); paredes enteras del interior son destruidas y el techo se desplaza unos 40 cm por efecto de la explosión. En el verano de 1959, continúan los trabajos de demolición hasta lograr terraplenar todo el área y las ruinas de hormigón se convierten en un montículo. Tras la erección del muro de Berlín, el área se encuentra directamente en la zona fronteriza entre ambas partes de la ciudad; a raíz del descubrimiento de un túnel en el lado oeste de la Puerta de Brandemburgo en 1970 el servicio secreto de Alemania Oriental reanuda las investigaciones en el área de la antigua Reichskanzlei. En 1973 los restos del Vorbunker o Ante Bunker y el Führerbunker se vuelven a poner al descubierto, una vez más se miden, se hacen fotos y se los vuelve a sellar.  En 1986, en la entonces Otto-Grottewohl-Straße,hoy nuevamente Wilhelmstraße, la RDA erige nuevas viviendas que requieren trabajos de remoción de materiales y escombros hasta una profundidad de 7 metros. Así, la cubierta del techo del Führerbunker se remueve por completo en 1988, permaneciendo en su lugar los cimientos y las paredes, debido a los elevados costes de demolición. A finales del otoño del mismo año y tras desmontar el techo de hormigón, el espacio vacío resultante será rellenado con grava, arena y escombros. Desde entonces, un parque y un área verde que apenas si han sufrido modificaciones hasta el día de hoy, cubren los restos del bunker. El 8 de julio de 2006, la asociación Berlín-Unterwelten conjuntamente con la Administración General del Senado de Berlín coloca un tablero informativo con la historia del «Führerbunker» en este lugar, actual  calle Gertrud-Kolmar-Straße.

Volviendo a la Cancillería  los bombarderos aliados y especialmente la Batalla de Berlin dañaron gravemente el complejo.  La Vieja Cancillería del Reich, donde Hitler tenia sus habitaciones privadas había sido prácticamente destruida durante un bombardeo el día 3 de febrero de 1945, durante el ataque aéreo mas intenso de toda la guerra sobre la capital. Aunque la fachada permaneció intacta, salvo un ala, el resto del edificio era poco mas que un cascarón hueco. La Nueva Cancillería también sufrió numerosos impactos directos durante este bombardeo. El Edificio Anexo a la Vieja Cancillería, será destruido por el intenso fuego artillero al que fue sometido durante los combates de la batalla de Berlin entre el 23 de abril y el 2 de mayo de 1945, y será demolido por el mando soviético en 1950, siendo sus materiales de construcción reaprovechados. El Salón de baile de la vieja cancillería, dañado por los bombardeos,  será demolido entre 1947-1948 junto al complejo de la nueva Cancilleria. Algunos materiales será reaprovechados, como parte del mármol rojo que se empleará el la reconstrucciòn de la cercana estación de Metro de Mohrenstrasse, antes Kaiserhof, o en el Memorial Soviético de Treptow.




D´almeida, Fabrice. "El pecado de los Dioses. La alta sociedad y el Nazismo".
Madrid.Taurus.2008

Speer, Albert . "]Die Neue Reichskanzlei".
München. Zentralverlag der NSDAP, Franz Eher Nachf.,GmbH,  1940

Speer, Albert ."Memorias".
Barcelona. Quaderns Crema S.A.,  2001

Taylor, Blaine. "Hitler´s Headquarters. From Beer hall to Bunker, 1920-1945".
Washington D.C. Potomac Books, Inc.  2007

http://berliner-unterwelten.de/fuehrerbunker.328.2.html


Imágenes:

Speer, Albert . "Die Neue Reichskanzlei".
München. Zentralverlag der NSDAP, Franz Eher Nachf.,GmbH,  1940

2 comentarios:

  1. LA BESTIALIDAD RUSA PRODUCTO DE UNA RAZA INFERIOR DESPECHADA Y CRIMINAL Y AMPARADA POR LOS ALIADOS Y LOS JUDIOS NO TUVO LIMITES. QUISIERA EL MUNDO DE HOY TENER LIDERES COMO HITLER Y PROFESIONALES COMO SPEER O ARNO BRECKER - POR MUCHO QUE HUBIERA DE ASPERO O DESAGRADABLE EN ALGUNOS PUNTOS DE LA IDEOLOGIA DEL NAZISMO, HABIA EN TODO AQUELLO UNA GRANDEZA DE COLORIDO, PLASTICIDAD, ORDEN, DISCIPLINA Y BELLEZA INIGUALABLES QUE EL MUNDO DE HOY LAMENTARA HABER PERDIDO.

    ResponderEliminar