miércoles, 31 de diciembre de 2014

El Führerbunker





Poco queda en el Berlín actual del antiguo complejo de la Nueva Cancillería del Reich, planificada por Albert Speer como un símbolo del poder omnímodo del nuevo Reich de los mil años, apenas nada. Escondido entre bloques de anodinas viviendas de la era comunista, bajo un parking, en medio de un pequeño parque, aún hoy yacen los restos del antiguo Führerbunker de la Nueva Cancilleria del Reich. Desde el de julio e 2006, un solitario tablero informativo es el único indicio de su existencia. Y sin embargo aquí se desarrollaran los trágicos momentos finales del III Reich en la primavera de 1945.
Palacio Radziwill

Con la llegada de Hitler a la Cancillería el adusto palacio Radziwill, residencia oficial y sede del Canciller alemán desde 1878, será objeto de varias remodelaciones con objeto de una doble adecuación: por una parte acondicionar el edificio que presentaba ya los correspondientes achaques propios de su edad y por otra adaptarlo a los gustos del nuevo Canciller, que no lo juzgaba apropiado para albergar la Cancillería del Reich, sino más bien "adecuado para una empresa jabonera". Por este motivo se acometerá una reforma integral del edificio entre 1934 y 1935 a cargo del entonces arquitecto predilecto del Führer, Paul Ludwig Troost. Dentro de esta reforma general el proyecto incluía la construcción de un nuevo Salón de Recepciones obra del arquitecto profesor Leonard Gall que contemplaba, asimismo, la edificación de un refugio antiaéreo conocido oficialmente, hasta 1943, como Refugio Anti-aéreo de la Cancillería del Reich. Al edificarse posteriormente una ampliación mas profunda (el Führerbunker), este bunker pasará a denominarse Vorbunker, antebunker o bunker superior.

Situación del Vorbunker bajo el nuevo Salón de Recepciones de la Cancillería
http://www.atelier-neubauer.de/3d-projekte-fuehrerbunker-teil1-bild-07-e.html

Las obras, ejecutadas por la empresa Hochtief AG, tendrán un coste estimado en unos 250.000 RM. Este primer refugio será utilizado por Hitler durante los primeros bombardeos británicos de 1940. Desde 1939, un túnel conectaba el edificio de la Nueva Cancillería recién inaugurado con el Vorbunker bajo la Vieja Cancilleria. Presentaba unas dimensiones de 21 metros de largo por 21 metros de ancho, con una extensión total de 441 metros cuadrados, de los cuales 339 eran habitables, dispuestos en 18 habitaciones de 3x3 mts cada una: una sala de generadores,una lavandería, cafetería y cocina (Constance Manziarly, cocinera del Führer, realizaba aquí sus comidas durante la estancia de Hitler en el Führerbunker) para dar servicio al Canciller en caso de que tuviese necesidad de refugiarse en el, ademas de otras habitaciones. Se había dispuesto un espesor de techo de 1,60 mts. y un espesor de las paredes de 1,20 mts.



En 1943, el Führer encarga a Albert Speer la inmediata construcción de un nuevo refugio en los jardines de la Vieja Cancillería; esta nueva instalación contará con las mismas dimensiones internas de la estructura precedente, pero verá incrementado el espesor del techo y  de las paredes: 3,5 y 3,5 a 4 mts., respectivamente de hormigón armado de alta resistencia. El techo se había reforzado además con gruesas bigas de hierro. La ejecución de los trabajos, a cargo del arquitecto Carl Piepenburg, será adjudicada también a la empresa Hochtief AG y así, se iniciará a la excavación de la zanja de cerca 10 metros de profundidad.
situacion del Führerbunker en los jardines de la Cancillería.
Al fondo el Nuevo Salón de Recepciones
http://www.atelier-neubauer.de/3d-projekte-fuehrerbunker-teil2-bild-08-e.html

El 23 de Octubre de 1944 se comunica a la tesorería del Estado la finalización de las obras del llamado «Proyecto de Construcción B 207»; una sólida estructura de hormigón armado, capaz de resistir el embate de las más potentes bombas de la época, cuyo coste total será de 1.350.000 RM. La extensión total del complejo abarcará un área de 15 x 20 metros y la altura de las dependencias internas será de 3 metros.
Las habitaciones del complejo eran realmente pequeñas, de aproximadamente 3x4 metros cuadrados; dado que los bunkers nunca se diseñaron mas que como un refugio antiaéreo para estancias de cortos periodos de tiempo, a la larga la ventilación no renovaba correctamente y del todo el aire del recinto,por lo que en ocasiones había malos olores. Un sistema de filtros protegía de gases venenosos el complejo.


El Führerbunker distaba mucho de los ambientes palaciegos en los que Hitler se 
movía desde 1933, aunque  podía apreciarse un tímido intento de conservar un cierto grado de esplendor en el corredor central,cubierto por una gran alfombra roja, que se había dividido en la mitad por un tabique que lo separaba en dos piezas. La primera,una antecamara, donde los asistentes a las reuniones solían esperar. De las paredes colgaban grandes y valiosos cuadros, en su mayoría paisajes italianos provenientes de sus residencias anteriores. A lo largo de la pared derecha se alieaban 16 sillones frente a un banco con almohadones, frente al cual se había instalado una mesa con varias sillas. A izquierda y derecha del banco, había otras dos puertas acorazadas, La puerta izquierda llevaba  a las habitaciones de Hitler y Eva Braum y la derecha daba acceso a la segunda pieza, una pequeña sala de conferencias donde se celebraban las reuniones de situación cada día y cuya puerta era custodiada por un oficial de la guardia personal de Hitler. Dado el reducido tamaño de esta "sala de conferencias", los miembros del Estado Mayor permanecían en pie, en ocasiones agolpados unos contra otros. Como único mobiliario, una  mesa de madera con lámparas y teléfonos sobre la que se desplegaban los mapas y una silla en la que permanecía sentado Hitler. 

habitación de Hitler en el Führerbunker
El Führer y Eva Braum disponían de un apartamento de seis habitaciones delante del cual había un pequeño vestíbulo y tras este se encontraba el despacho de Hitler, una reducida sala de estar que contaba con una mesa de escritorio sobre la que colgaba el célebre retrato de Federico el Grande, obra de Menzel por el que Hitler sentía un especial aprecio, una mesa con tres sillones tapizados con seda estampada y un sofá duro, todo ello sobre una gruesa y mullida alfombra. Encima del sofá colgaba un bodegón y en la pared derecha un cuadro especialmente valioso de Lucas Cranach.
Sillon en el que se suicidaron Hitler y Eva Braum

Desde esta pared se accedía al dormitorio de Hitler austeramente equipado con un catre de campaña,un armario ropero, una cómoda, un armario con libros, una bombona de oxigeno y una caja fuerte. A la izquierda del dormitorio por una puerta se accedia al cuarto de baño que compartían Hitler y Eva Braum. Desde allí, se llegaba al vestidor de esta y a su sala de estar  decorada con los muebles diseñados por Albert Speer para las dos habitaciones que ocupaba en la Cancillería del Reich ( en uno de los ornamentos de marquetería de la cómoda figuraban sus iniciales en forma de trébol de la suerte) y dormitorio. Este contenía una tumbona azul oscuro,una mesita redonda, un sillón, cama y armario para la ropa. Todo ello sobre una alfombra de estampados oscuros. Las paredes estaban decoradas con cuadros con motivos florales. Desde la habitación de Eva Braum, una segunda puerta conducía al vestíbulo.

El resto del espacio se distribuía entre una centralita telefónica,los despachos de Bormann y Goebbles que al igual que el médico de Hilter, contaban con sus propias dependencias en el Bunker, un cuarto de basuras, central eléctrica, cuartos para la guardia, un generador y planta de ventilación, unos baños comunes, un consultorio médico y una perrera para Blondi, la pastor alsaciana de Hilter, detrás de los retretes. Este pasaba las horas de las alarmas de bombardeo en el despacho de Bormann, de cuyas paredes colgaban mapas de Alemania y planos de Berlín cubiertos con láminas de celuloide, sobre los que un equipo de cinco hombres marcaban cada hora, con lapiz azul, los avances de las oleadas de bombarderos enemigos que poco a poco se acercaban a Berlín. También adoptó la costumbre de sentarse en el pasillo con uno de los cachorros de Blondi, al que bautizó Lobo, sobre las piernas, contemplando en silencio a los que entraban y salían

Magda Goebbles y sus hijos ocupaban seis pequeños cuartos en e Vorbunker. Todas las habitaciones no conectadas directamente con los pasillos centrales estaban provistas de carpintería interior en madera mientras el resto de estancias disponían de puertas blindadas (pasillos centrales y salas adyacentes) de acero de 15 mm de espesor.


Posteriormente por orden del Führer se reforzará los techos con un metro adicional de cubierta "anticolisión", aunque los trabajos no estarán comcluídos antes del del final de la guerra. A eso se debe que una de las torretas de ventilación se quedase a medio construir. Una segunda torreta cónica serviría para la salida del aire. Cada uno de los dos bunkers disponía de su propio sistema de ventilación: una serie de conductos que conectaban todas las habitaciones con la sala de máquinas que a su vez tomaba el aire del exterior. Esta misma sala podía generar electricidad en caso de emergencia y  generaba el agua caliente. Únicamente el baño de Hitler disponía de bañera. Desde la sala destinada a los guardias SS, se accedía a las escaleras metálicas de salida a los jardines de la Cancillería. Esta salida estaba protegida por una torre cilíndrica cubierta por una cúpula y en ella se habían instalado nidos de ametralladoras y puestos de observación

http://www.atelier-neubauer.de/3d-projekte-fuehrerbunker-teil1-bild-04-e.html
Para acceder al complejo del bunker desde la Cancillería se  debía descender a los sótanos de la Vieja Cancillería, donde se encontraba el acceso principal con unas puertas especiales a prueba de gases. Así mismo, existía como ya hemos indicado un túnel que conectaba el bunker con el complejo de la Nueva Cancillería y un acceso exterior, en los jardines, con una escalera. Los tres accesos convergían en un túnel sellado por una gran puerta de acero, desde la que se accedía a un corredor al final del cual se situaba una pequeña cafetería para el personal del servicio, dado que con la ocupación del Führerbunker por Hitler, el anterior refugio antiaéreo paso a ser alojamiento para el personal del servicio del complejo del bunker y como lugar en el que pasar los largos ratos de ocio. 

Una vez atravesado el Vorbunker, una pequeña escalera descendía tres metros mas abajo al Führerbunker. Este estaba comunicado con el gran bunker de la Voßstraße, bajo el módulo central del edificio de la Nueva Cancillería, que podía albergar a mas de 2000 personas. Hitler lo había cedido en 1939 a los servicios hospitalarios de Berlín. En abril de 1945 se trasladó allí un batallón de la SS-Leibstandarte Adolf Hitler, el hospital de Bormann y un hospital de campaña en tanto que la clínica de maternidad que allí se ubicaba desde 1939 fue trasladada a un refugio bajo el Reichstag. En todos los nacimientos, la madre era obsequiada con flores y los hijos con una libreta de ahorros de 100 francos.



Desde febrero de 1945, Hitler y su personal pasaban las noches en los bunkers para instalarse allí, abandonando las destruidas habitaciones de la Cancillería, definitivamente a mediados de ese mismo mes;los constantes bombardeos no le dejaban descansar. La vieja Cancillería del Reich, donde Hitler tenia sus habitaciones privadas había sido prácticamente destruida durante un bombardeo el día 3 de febrero de 1945, durante el ataque aereo mas intenso de toda la guerra sobre la capital. Aunque la fachada permaneció intacta, salvo un ala, el resto del edificio era poco mas que un cascarón hueco.Cuando explotaba alguna bomba de gran calibre en las proximidades la masa del bunker vibraba a consecuencia de de la transmisión de las ondas expansivas por el suelo arenoso de la ciudad, momentos en los que Hitler se sobresaltaba.

Vorbunker
Führerbunker
Una vez las tropas rusas llegan al complejo del Führerbunker durante la batalla de Berlín (2 de mayo de 1945) este será sometido a la rapiña de la soldadesca, ávida de cualquier souvenir nazi. Salieron por piernas con cualquier objeto que para ellos pudiera tener algún valor. Tras ellos, los miembros de la seguridad del estado soviéticos sometieron el bunker a un minucioso registro, en busca de los restos mortales de Hitler. Pasados unos meses, se decidió su demolición, por lo que el 5 de diciembre de 1945 el bunker es dinamitado por las tropas soviéticas; todos los elementos exteriores son desmontados por completo (torretas de ventilación, accesos ); paredes enteras del interior son destruidas y el techo se desplaza unos 40 cm por efecto de la explosión. En el verano de 1959, continúan los trabajos de demolición hasta lograr terraplenar todo el área y las ruinas de hormigón se convierten en un montículo. Tras la erección del muro de Berlín, el área se encuentra directamente en la zona fronteriza entre ambas partes de la ciudad; a raíz del descubrimiento de un túnel en el lado oeste de la Puerta de Brandemburgo en 1970 el servicio secreto de Alemania Oriental reanuda las investigaciones en el área de la antigua Reichskanzlei. En 1973 los restos del Vorbunker o ante Bunker y el Führerbunker se vuelven a poner al descubierto, una vez más se miden, se hacen fotos y se los vuelve a sellar.  En 1986, en la entonces Otto-Grottewohl-Straße,hoy nuevamente Wilhelmstraße, la RDA erige nuevas viviendas que requieren trabajos de remoción de materiales y escombros hasta una profundidad de 7 metros. Así, la cubierta del techo del Führerbunker se remueve por completo en 1988, permaneciendo en su lugar los cimientos y las paredes, debido a los elevados costes de demolición. 



Situación del complejo de Führerbunker en la Nueva Cancilleria

Durante esas obras, en el verano de 1987, Robert Conrad ataviado con un mono de obrero de la construcción y un casco, ocultó una cámara Praktica con un objetivo gran angular de 35 mm camuflada en una bolsa de cuero del tipo común entre los trabajadores de la RDA y pudo colarse en el área de seguridad entorno a los restos del Führerbunker como un obrero más. De esta manera fotografió estado en el que se encontraba el complejo. Había estado haciendo eso durante décadas, desde que era adolescente en los años 80, colándose en todo tipo de edificios del Partido Socialista Unificado (SED) condenados al derribo por toda la Alemania oriental, como un cronista que pretendía impedir el olvido de la historia. Así, encontró pedazos de muebles en descomposición, una charretera de oficial  de la Wehrmacht de alto rango y botellas de vino espumoso vacías. El Führerbunker estaba tan inundado de agua que le fue casi imposible entrar. Aunque fue capturado por la Volkspolizei que para su sorpresa, simplemente aconsejo que se dejase de tonterías y se metiese en sus asuntos. Al fin y al cabo, no trataba de escapar de la RDA.... 









A finales del otoño de 1988 y tras desmontar el techo de hormigón, el espacio vacío resultante será rellenado con grava, arena y escombros. Desde entonces, un parque y un área verde que apenas si han sufrido modificaciones hasta el día de hoy, cubren los restos del bunker.

El 8 de julio de 2006, la asociación Berlín-Unterwelten conjuntamente con la Administración General del Senado de Berlín coloca un tablero informativo con la historia del «Führerbunker» en este lugar, actual  calle Gertrud-Kolmar-Straße.






Enlaces de interés:

Atelier Neubauer - Projekte der Berliner Führerbunker

Der Spiegel: Secret photographs of hitler bunker in berlin by Robert Conrad

Daily Mail: Inside Hitler´s Bunker



FUENTES para el texto:

Eberle,Henrrik y Uhl,Matthias.(2008)  "El informe Hitler"
Barcelona, Tusquets Editores.

Kershaw, Ian. (2000)  "Hitler. 1936-1945"
Barcelona.Ediciones Peninsula.

Morilla San José, Rafael. (2013).  "La Nueva Cancillería del Reich"
Recuperado de: http://quevuelenaltolosdados.blogspot.com.es/2013/04/la-nueva-cancilleria-del-reich.html

Speer, Albert . (1940) "Die Neue Reichskanzlei".
München. Zentralverlag der NSDAP, Franz Eher Nachf.,GmbH,  

Speer, Albert . (2001) "Memorias".
Barcelona. Quaderns Crema S.A., 

Taylor, Blaine. (2007) "Hitler´s Headquarters. From Beer hall to Bunker, 1920-1945".
Washington D.C. Potomac Books, Inc.  



http://berliner-unterwelten.de/fuehrerbunker.328.2.html



También puede interesarte:









martes, 25 de noviembre de 2014

La Cruz de Hierro: 1813-1870.

Federico Guillermo III de Prusia
La Eisernes Kreuz o Cruz de Hierro, la más famosa de las condecoraciones militares alemanas de todos los tiempos, fue instituida por orden del rey Federico Guillermo III de Prusia en el marco de la “Guerra de Liberación” que libraba contra Napoleón. Y es que Prusia, derrotada por Francia en la batalla de Jena en 1806, había perdido casi la mitad de su territorio permaneciendo el resto del reino ocupado por los franceses  que habían disuelto su ejército en 1807.

Derrotado Napoleón y su Grande Armee por el invierno ruso y como suele suceder sólo ante la derrota inminente de fuerzas de ocupación antaño poderosas, es entonces cuando los alemanes se muestran partidarios de luchar por su independencia, hartos ahora de los abusos e imposiciones de las tropas ocupantes francesas. El núcleo del nuevo ejército Prusiano lo constituirán los 20.000 soldados del general Yorck, a los que pronto se unirán los Cosacos rusos del general Wittengstein, que continuarán la persecución de la Grande Armée y así, mientras los supervivientes del ejército francés se restablecen en Poznan, el flamante Ejército Prusiano se reorganiza al mando del general Blücher con reclutas procedentes de todos los estados de la Confederación del Rin.

El 10 de Marzo de 1813 el Rey firmará el Estatuto de Institución de la Cruz de Hierro que una vez publicado en el Schlesischer Zeitung  establecerá una condecoración creada y pensada para una campaña, sustituyendo a otras condecoraciones como la Pour le Mérite o la Orden del Águila Roja y premiando los actos de gran valentía personal o los méritos en el mando de tropas. Federico Guillermo III tomo parte activa en el diseño inicial de la condecoración que inicialmente presentaba una cruz paté con un cuadrado en su centro dentro del cual figuraban las letras mayúsculas FW, las iniciales del nombre del rey (Frederich Wilhelm)  y sobre estas la corona real prusiana. Los brazos presentaban unas ramitas con hojas de roble y la fecha de institución (1813) fijada en cada cuadrante.

Karl Friedrich Schinkel
Pero será finalmente de entre varios proyectos presentados el diseño del famoso arquitecto prusiano Karl Friedrich Schinkel el que se imponga, preferido por el rey incluso sobre su propio diseño por lo que una vez aprobado por este, comenzará una producción inicial de trescientas piezas. El diseño de Schinker presentaba una cruz paté que ostentaba en su centro una ramita con hojas de roble; el brazo superior lucía las iniciales del rey – FW – sobre las cuales se situó la corona real de Prusia. El brazo inferior mostraba el año de institución (1813). El reverso no presentaba ningún tipo de decoración. En su momento la condecoración más costosa (cada pieza costaba la imponente suma para la época de dos taleros y medio) y difícil de fabricar, la Cruz de Hierro de Primera Clase original estaba realizada en hierro colado de color negro, razón por la cual no resaltaba suficientemente sobre los negros uniformes prusianos. Por ello será necesario introducir un cambio en su diseño: la inclusión de un borde de plata. Así pues, el núcleo de hierro ennegrecido será  rodeado por dos marcos de plata soldados juntos. Sobre el bazo superior, se situó un anillo del que sujetar la cinta, que presentaba los colores nacionales de Prusia: el blanco y el negro, detalle que Schinkel mantendrá del diseño original.




Inicialmente se crearon tres tipos: Gran Cruz de Hierro, Cruz de Hierro de Primera Clase y Cruz de Hierro de Segunda Clase. La Cruz de Hierro será la primera condecoración en recompensar por igual a oficiales y resto de rangos del ejército, por lo que cualquier hombre en el ejército prusiano, sin importar su rango, clase o estado podía ser elegido para ganar la Cruz de Primera y Segunda clase, lo cual era muy poco usual en este momento histórico. 

Además de estas tres clases, existía una doble división entre los "combatientes" y los "no combatientes"; como reconocimiento al valor del personal no combatiente, como personal médico, se instaurará una variación de la Cruz de Hierro de Segunda Clase, para la que se diseñará una cinta especial con los colores invertidos: una cinta blanca con dos franjas negras en los extremos.


arriba Cruz de Hierro de 2ª clase no combatientes- abajo cinta para CH 2ª clase no combatientes

Sin embargo, la Gran Cruz sólo era concedida a oficiales de alto rango o  a la nobleza, representando con ello la única excepción para la igualdad establecida en la posesión de la misma. La GRan Cruz de la Cruz de Hierro sólo será concedida en cuatro ocasiones durante la guerra de independencia: Bücher (28-8-1813) por la victoria en Katzach, Bülow (6-9-1813) por la victoria de Dennewitz, Tauentzien (13-1-1814) por la toma de Wittenberg y Yorck (1814) por las batallas de Laon a Paris y  en una ocasión después de la guerra, al príncipe heredero de Suecia.  

Blücher luciendo la Gran Cruz de la Cruz de Hierro (cuello) y la Estrella de la Cruz de Hierro, prendida en la guerrera
Se cree que se concedieron dos Grandes Cruces más, a Friedrick Kleist von Nollendorf y al teniente general Ostermann-Tolstoy (29-8-1813) en reconocimiento a su actuación en la victoria de Kulm. Nos encontramos aquí con una de las pocas variantes conocidas  de la Cruz de Hierro de Primera Clase de 1813: la "Cruz de Kulm",instituida a partir de un decreto real de Federico Guillermo III como una condecoración masiva entregada a los miembros de la Guardia Rusa, unidad que lucho en Kulm bajo el mando del General Conde Ostermann-Tolstoy en diciembre de 1813. En gratitud Federico Guillermo III condecoro a toda la unidad (de los cuales hubo solo 7,131 supervivientes) con esta versión especial de la Cruz de Hierro. Existen tres variantes diferentes de la Cruz de Kulm: la entregada a los oficiales de Tolstoy fabricada en Prusia en plata; la entregada a los otros rangos en hierro y la última utilizada por la tropa, inicialmente construida por los propios soldados y finalmente reemplazada cuando estuvo disponible por la versión oficial prusiana. Una variante más será la Estrella de la Gran Cruz de Hierro, creada para el Príncipe Blücher que la recibió por la batalla la Belle-Alliance. Se trató de una condecoración excepcional que no será concedida nuevamente hasta 103 años después, en 1918, al mariscal de campo von Hindemburg.

Auguste-Friederike Krüger

Habrá un numeroso grupo de personas, durante y después de la guerra de Independencia, que aunque habían sido condecorados con la Cruz de Hierro, por razones puramente económicas, dado el alto coste de su producción, no disponían de la condecoración, por lo que únicamente poseían el derecho a llevarla. Así, cuando un soldado portador de la misma moría, esta pasaba al siguiente soldado de acuerdo a las listas elaboradas por cada regimiento. Esta situación se mantendrá hasta 1837, cuando el rey anuló esta orden y entregó una Cruz de Hierro a cada uno de los soldados supervivientes que aún no la habían recibido. 

El primer condecorado con la Cruz de Hierro de Primera Clase será el Oberstleutnant von Helwig, comandante del noveno regimiento de Husares, el 17 de Abril de 1813 tras la batalla de Wanfried. La primera Cruz de Hierro de Segunda Clase concedida será otorgada al Mayor von Borcke, del regimiento de infantería de Pomerania, el 24 de marzo de 1813 en reconocimiento por su valentía personal durante el sitio de la fortaleza de Lüneburg. La primera mujer condecorada con la Cruz de Hierro será el suboficial del Noveno Regimiento de Kolberger, Sophie Dorothea Friederike Krüger, que adoptó el nombre de Auguste-Friederike Krüger, el 3 de junio de 1814. Esta pariota, con tan sólo 23 años, se cortó el pelo, se vistió con ropas masculinas y se presentó voluntaria para combatir en el ejército prusiano haciéndose pasar por un hombre. Debido a la velocidad de la movilización, no hubo exámenes médicos por lo que inicialmente no fue descubierta. Admirada por sus compañeros por su valentía, una vez desenmascarada no fue expulsada del ejército, ascendiendo al grado de cabo después de la batalla de Möckern.

El estallido de la guerra franco-prusiana de 1870 supuso un impacto enorme para la sociedad del siglo XIX; para ellos, lógicamente desconocedores de las grandes guerras que la segurían, supuso un cambio gigantesco de la realidad: lo que hasta entonces había sido un batiburrillo de de estados independientes era ahora una gran potencia y sus habitantes se habían convertido de la noche a la mañana en una nación. Francia dejaba de ser la primera potencia continental y el Segundo Imperio era desmantelado consolidándose la forma de gobierno republicana. Estamos pues al inicio de un conflicto que abarcará 80 años. La Cruz de Hierro será reintroducida con el estallido de la guerra, la Primera Guerra Mundial y La Segunda Guerra Mundial, por lo que estamos ante una condecoración no permanente, sino ante una distinción que se concede únicamente en tiempo de guerra. En el caso de las reintroducciones de 1870 y 1914 el único cambio en el diseño básico es la sustitución en las cifras de institución de cada condecoración, apareciendo 1870 y 1914 respectivamente.

Así, el 19 de Julio de 1870, el mismo día en que Francia declara la guerra a Prusia, el rey Guillermo I reintroducirá la Cruz de Hierro en tren grados: Segunda Clase, Primera Clase y Gran Cruz. Todas presentarán la inicial del rey, “W”, en el centro de la pieza y sobre esta la corona real prusiana. En el brazo inferior, la cifra de institución, en este caso 1870. 


El 24 de julio de 1870 comenzó el despliegue de las tropas prusianas entre el Rin y el Mosela según lo previsto por el Mariscal von Moltke, completado con gran velocidad gracias al desarrollo de la red de ferrocarril que permitirá movilizar a 1.183.000 hombres en tan sólo 18 días, un hecho sin precedentes hasta ese momento. Francia, sin embargo, a causa de una mala logística, sólo fue capaz de movilizar a sólo 288.000 hombres. La guerra se decantará rápidamente del lado prusiano: tras la victoria de Sedan (2 de septiembre de 1870) que terminó con la rendición del ejercito francés y la captura del propio emperador Napoleon III y el posterior cerco de París, la nueva República Francesa capitulara (28 de enero de 1871), proclamándose el II Reich alemán en la sala de los espejos del palacio de Versalles el 18 de enero de 1871.














Durante la Guerra Franco Prusiana, se concederán unas 42.000 CH de Segunda Clase, 1.300 CH de Primera Clase y sólo 9 Grandes Cruces: al Príncipe de la Corona Federico de Prusia (22-3-1871), a Carlos Federico Principe de Prusia (22-3-1871), al Principe de la Corona Alberto de Sajonia (22-3-1871), al General-mariscal del Campo Varón Helmuth von Moltke (22-3-1871), al Kaiser Federico Guilermo I (16-6-1871) a petición de sus generales, al Gran Duque de Mecklenburgo-Schwerin (16-6-1871), al Conde August von Goeben, al Varón Edwin von Manteuffel y al Conde August von Werder.

Cruz de Hierro no combatientes 1870
Varios británicos serán condecorados con la Cruz de Hierro de no combatientes, como es el caso de los Generales Sir C.P.B. Walker y Sir Henrry Brakenbury, los cirujanos-generales J.H.K Innes y W.G.N. Manley o el Capitán Sir James Lumsden Seaton.  La primera Cruz de Hierro de 1870, una CH de Primera Clase, se concederá al General-Mariscal de Campo von Steinmek, ¡un veterano de la Guerra de la Independencia que había ganado la Cruz de Hierro de Segunda Clase en 1813¡.




miércoles, 5 de noviembre de 2014

La Batalla del Cabo de Santa María: el hundimiento de la Nuestra Señora de las Mercedes




Son las 7 de la mañana del 5 de octubre de 1804: la flotilla de la armada española compuesta por las fragatas Nuestra Señora de las Mercedes, Medea, Fama y Santa Clara, al mando del brigadier José de Bustamante y Guerra navegan rumbo a Cadiz, procedentes de Montevideo cuando a la altura del cabo del cabo de San Vicente, al Sur de Portugal, avista una flotilla británica al mando del vicealmirante Graham Moore, compuesta por cuatro navíos: HMS Medusa , HMS Amphion , HMS Lively y HMS Indefatigable.

La fragata Nuestra Señora de las Mercedes había partido de Montevideo el 9 de agosto de 1804 capitaneada por el comandante José Manuel de Goicoa y Labart, aunque provenía inicialmente del puerto del Callao en Lima, Perú, e iba cargada con oro, plata, telas de vicuña, quina y canela. Había sido botada en el puerto de La Habana en 1786. El viaje de casi dos meses desde Montevideo a Cádiz se había iniciado el 3 de abril de 1804 zarpó de El Callao (Perú) una primera escuadra formada por las fragatas Mercedes, Asunción y Clara con destino a Montevideo. El grupo lo comandaba Tomás de Ugarte. Fue difícil atravesar el Cabo de Hornos pero llegaron al Plata el 5 de junio. Tomás de Ugarte enfermó gravemente falleciendo allí en septiembre por lo que tomará entonces el mando José de Bustamante y Guerra, compañero de Malaspina en su famosa expedición científica de años atrás. Bustamante desechó la fragata Asunción por inservible y añadió a la escuadra las fragatas Fama y Medea . 

En la nueva escuadra de cuatro fragatas estibaría toda la carga y alojaría a las familias que regresaban a España tras cumplir su misión en aquellos Virreinatos. Unos días antes del 5 de octubre en el que ya se hallaban, concretamente en la mañana del 30 de septiembre, se habían encontrado con dos bergantines, que resultaron ser ingleses. Estos bergantines comunicaron a los españoles que Napoleón Bonaparte era ahora Emperador de Francia. También aseguraron que en las cercanías de Cádiz se encontraba apostada una escuadra británica en funciones de vigilancia de tres buques franceses anclados en el puerto gaditano. Finalmente, regalaron a los españoles una Gaceta inglesa del 14 de agosto. 

A las 7:30 se acercan rápidamente por barlovento los cuatro buques británicos en maniobra amenazante con las proas dirigidas hacia los barcos españoles por lo que Bustamante ordenó zafarrancho a las 8:00 y dispuso formar línea de combate, situándose las fragatas inglesas una a una, a barlovento de las españolas y a «tiro de pistola». Una vez emparejadas, desde la fragata insignia británica, HMS Medusa , se le pregunta a la española de qué puertos procedían y cuáles eran los de llegada, respondiéndose que de los de América y con destino a Cádiz. A continuación los británicos ordenan a la primera de las fragatas españolas que se ponga en facha a lo que el capitán de la fragata española respondió que acataría órdenes únicamente de su superior, José de Bustamante. Entonces la HMS Medusa dispara un cañón de 18 libras como señal de querer parlamentar enviando un bote con un oficial, pero disparó amenazadoramente hacia la vela gavia y las fragatas españolas decidieron ponerse en facha. Los británicos envían en un bote al teniente Ascott y a un traductor. Resultó que el bote inglés se dirigió a la Medea y durante estas maniobras, la Mercedes, que venía por su popa, tuvo que salir de la línea pues se la tragaba, por lo que la fragata inglesa HMS Amphion que estaba a su costado la siguió y se colocó por su sotavento .

El teniente Ascott informó que "a pesar de que España y Gran Bretaña no estaban en guerra en estos momentos tengo orden de mi jefe , el comodoro Graham Moore , embarcado en la MHS Medusa , de detener a las fragatas españolas y llevarlas a puertos de Gran Bretaña" añadiendo que "con este solo objeto estaban allí hacía tres semanas". Viendo que su bote se demoraba, Moore mandó llamar a su bote con un cañonazo por lo que Ascott sale al alcázar de la fragata española y hace cierta señal con un pañuelo blanco a sus buques mientras expresa que volvería posteriormente por la respuesta o decisión del consejo de guerra . A continuación embarca nuevamente en el bote y vuelve a su barco. Como medida precautoria, se ordena a los civiles embarcados que se pusieran a cubierto. 

Y a continuación y a pesar de que no existía un estado de guerra entre las dos naciones, la HMS Medusa rompió fuego seguida inmediatamente de las demás fragatas inglesas contra los buques españoles, sin previo aviso. Al cañoneo le acompañaban descargas cerradas de fusilería. Mientras eso sucedía, los españoles, cogidos por sorpresa, se esfuerzan por responder al cañoneo británico. Eran más o menos las 9:00 horas de la mañana del 5 de octubre de 1804. Al estar tan cerca los navíos, los artilleros tenían dificultad para manejar los cañones. Transcurrida una media hora de combate, a la Mercedes le alcanzó el fuego a su santabárbara y estalló en pedazos, en una deflagración que esparció sus maderas matando a tripulación, mujeres y niños. De la violenta explosión de la Mercedes sólo sobreviven 51 personas, muriendo 249. Como el combate se realiza a corta distancia las astillas salen disparadas en todas direcciones hiriendo incluso a algunos de los enemigos. El mar se traga el buque español con rapidez y con el desaparecen más de 220.000 pesos fuertes de plata destinados a la Real Hacienda, caudales de particulares por un valor cercano a 600.000 pesos fuertes también de plata, así como otros 60.000 pesos fuertes de plata destinados a pagar soldadas de oficiales y marineros y, por último, los productos que transporta la fragata en sus bodegas.





En ese momento, La Fama se alejaba para escapar, seguida por la Lively, que era la más velera, hasta alcanzarla y también la batió la Medusa, que era la que la tenía emparejada al inicio, quedando la Fama desarbolada, con su comandante, el capitán de navío Miguel Zapiain y Valladares, muerto, y la fragata con siete impactos a flor de agua, pues los ingleses después de arrumbar el velamen, tiraban a hundir. La desigualdad entre los buques era abismal por lo que prolongar más el combate hubiera constituido un final numantino. A las 12:30, Bustamante rindió la escuadra. Las tres fragatas españolas fueron conducidas, primeramente a Gibraltar, y después a Gosport, Inglaterra. Los piratas ingleses se apropiaron de las tres fragatas españolas y del valioso cargamento que transportaban desde América por un valor de unos 4.000.000 de pesos de plata en total, que fue llevado a Portsmouth, excepto lo que transportaba la Mercedes. La Batalla del Cabo de Santa María, que tendrá como consecuencia el final del acuerdo de paz de Inglaterra y España, y será el preludio de la Batalla de Trafalgar.


En mayo de 2007 los arqueólogos submarinos de la empresa "caza-tesoros" estadounidense Odyssey Marine Exploration descubrieron en la zona del golfo de Cádiz, el pecio de la fragata. Todos los objetos fueron extraídos y llevados a los Estados Unidos, donde comenzó un litigio entre España y la empresa norteamericana por los derechos del hallazgo. En enero de 2012, en un fallo que no admitía recurso, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos rechazó el recurso de Odyssey Marine Exploration y obligó a la compañía a devolver a España las cerca de 500 000 monedas sacadas del pecio en 2007. El 25 de febrero de 2012, el tesoro de 17 toneladas fue trasladado por dos aviones Hércules del Ejército del Aire desde Florida a la base aérea de Torrejón de Ardoz.


El Museo Naval de Madrid y el Museo Arqueológico Nacional, celebra hasta el próximo 15 de Enero de 2015 la exposición: "El último viaje de la fragata Mercedes. Un tesoro cultural recuperado". 








sábado, 31 de mayo de 2014

Zossen: el complejo subterraneo del alto mando alemán

A unos 40 km al Sur de Berlín, se encuentra la pequeña localidad de Zossen-Wünsdorf;  aquí se situaba el complejo de bünkers "Maybach I y II" así como el gran búnker de telecomunicaciones "Zeppelin", el complejo que constituía el centro de operaciones del OKH (Oberkomando des Heeres o Alto Mando del Ejército).

El 2 de Febrero de 1933,  el Reichspostminiterium (RPM) recibió la orden de que “en el caso de el RWM (Reichswehrministerium) transfiera su sede de Berlín y que la central telefónica de Berlín cesase sus operaciones, se pretende hacer uso de Wünsdorf, cerca de Zossen, como centro del tráfico de comunicaciones”.  Los trabajos preparatorios para esta decisión ya habían sido realizados por el OHL (Oberkonado des Heeresleitung, Alto Mando de la Reichswehr),  para que en caso de conflicto armado la Reichswehr pudiese operar desde Zossen ya que existía una conciencia de peligro de acciones militares por parte de Francia, Polonia o Checoslovaquia en respuesta al  programa de rearme alemán. Así pues, durante el verano de 1933 esta decisión del OKH llevó a instar al RPM a preparar un centro de control de la red de comunicaciones en Zossen.

planos del bunker Zeppelin

Los inicialmente modestos requerimientos del alto mando militar se multiplicaron considerablemente durante el periodo siguiente para  mantener el paso de los vertiginosos planes de expansión anuales del Truppenamt y del Estado Mayor, incrementados en composición y amplitud. Esto tendría el lógico efecto sobre el tráfico de comunicaciones en el área de Berlín, donde los Altos Mandos de la Luftwaffe, la  Kriegsmarine y el Ejército habían establecido sus cuarteles generales. De esta forma, a principios de 1934, comenzarán enormes trabajos de construcción de redes de comunicación y dos años después un extenso anillo de cable rodeaba Berlín no sólo cumpliendo con los crecientes requerimientos de la expansión de las líneas de comunicaciones, sino también con la necesidad de los militares de protección de estas líneas de comunicación contra los efectos de armas. En Julio de 1934 el RPM fue informado sobre la decisión que había tomado el RWM de crear un sitio similar al ampliado “Plan Zossen” en el campo de entrenamiento de tropas de  Ohrdruf, cerca de Gotha, en base a la directiva de Movilización y combate que entraría en vigor el 1 de noviembre de 1934 y que demandaba la preparación de un lugar similar en el oeste. En 1936 los dos comandos recibirán sus nombres encubiertos: Zossen pasará a denominarse “Zeppelin” y Ohrdruf “Olga”.


exterior del complejo "Maybach I"
El 7 de marzo de 1937 el RPM informaba que los trabajos en el búnker de comunicaciones “Zeppelin”  habían comenzado, asegurando los accesos a la zona y comenzando la perforación de los pozos. El proyecto contemplaba la construcción de un segundo búnker, “Hektor”, situado aproximadamente a un kilómetro del búnker “Zeppelin” y reservado exclusivamente para las necesidades de transporte del ejército, pero en diciembre de 1937 debido a los acuciantes problemas para la adquisición de los materiales necesarios en todos los proyectos de construcción, se decidió prescindir de “Hektor”. Pero el proyecto no sólo se encontraría con problemas logísticos derivados de la falta de materiales de construcción, sino también de otro tipo de problemas. Inicialmente, estaba previsto su comienzo operacional como hub de comunicaciones para 1939, pero los controles de seguridad de la Gestapo en la selección de personal de las empresas de construcción ralentizó las obras y así, de los aproximadamente 1000 trabajadores necesarios sólo había disponibles unos 200 en 1938.



Esta situación motivará que el RPM, junto con el OKH presente una queja ante el Alto Mando de la Wehrmacht (OKW, Oberkomnado des Wehrmacht)  el 30 de abril de 1938 en la que así mismo se informaba del retrasó la finalización del búnker a 1940; la reacción del Jefe del OKW no se hizo esperar y presentó una protesta inusualmente dura al Reichsführer-SS Himmler. Como resultado, los cambios que entraron en efecto inmediatamente produjeron un aumento perceptible en el ritmo de las obras de construcción. El 29 de septiembre de 1938 el RPM podía informar que los trabajos marchaban a buen ritmo.

BUNKER DE COMUNICACIONES "ZEPPELIN"

Inicio de la construcción

Marzo de 1937


Entrada en servicio

Junio 1939

Coste de construcción

Entre 25-35 millones de Reichmarks

Coste del equipamiento técnico

Entre 20-25 millones de Reichmarks

Espacio total: 4.861,35 metros cuadrados


sección longitudinal: 117.0 x 22.20 m (2.597,40 metros cuadrados)

sección anexa 40,40 x 55,90 m (2.263,95 metros cuadrados)
Grosor de paredes


muros externos: 1.60 m (3.20 en algunas secciones)
muros de pasillo: 1.00 m
muros de las estancias: 0.40 - 0.80 m

Grosor de techos

techo superior: 3.00 m
techo inferior: 1.00 m

La anulación del proyecto “Hektor” y la consiguiente re-ubicación de la sección de transportes del ejército en el búnker "Zeppelin", impuso un completo replanteamiento de los planos de construcción en la segunda mitad de 1938. Para poder hacer sitio  a las necesidades adicionales de equipamiento de comunicación sólo tenían una solución posible, ya que los trabajos en la sección longitudinal ya estaban prácticamente finalizados, extender el búnker 21 metros más a lo largo. Más cambios afectaran a los túneles de conexión y sus estaciones terminales, cuya construcción no se había iniciado por los cambios de 1938; la terminal norte-accesible por los vehículos- con su escalera que conduce directamente al búnker y montacargas- asumió la función de la entrada principal. Originalmente se planeaba utilizar este sitio para erigir un pequeño edificio sin acceso al búnker como “tapadera”.

interior del bunker "Zepplein" en la actualidad

interior del bunker "Zepplein" en la actualidad

interior del bunker "Zepplein" en la actualidad

interior del bunker "Zepplein" en la actualidad

Así pues el edificio constaba de una sección longitudinal de dos niveles de 117x22 m y de un anexo de 57x40 m de tres pisos. La instalación incluía gran número de centralitas de comunicaciones, terminales y centrales telefónicas, amplificadores y transformadores, baterías y equipos de apoyo junto a kilómetros y kilómetros de cableado. Asimismo, disponía de un avanzado sistema neumático para el correo, con un tubo que recorría las paredes de todo el búnker  y los complejos "Maybach".

Central telefonica del bunker "Zeppelin" en 1942
Todas estas dificultades y cambios en el proyecto, supondrían a finales de 1938 un serio peligro para su puesta en marcha operacional en el periodo previsto inicialmente, estimándose que no podría ser operativo antes de mediados de 1940. Durante una inspección de las obras el 17 de diciembre de 1938, el Comandante en Jefe del Ejército otorgó al proyecto la máxima prioridad, ordenando que las instalaciones debieran estar listas para su ocupación no más tarde del 1 de mayo de 1939. Pese a esto, los trabajos para testar las líneas de comunicación comenzaron el 24 de mayo de 1939.

Además del búnker de comunicaciones “Zeppelin”, también se construirán dos complejos de búnkers conocidos como “Maybach I” y “Maybach II”, entre 1938 y 1940 para instalar al Alto Mando del Ejército alemán. Mientras que "Maybach I" se construyó muy próximo a "Zeppelin", "Maybach II" se situó aproximadamente a 1 km de distancia. Ambos complejos se comunicaron mediante pasajes subterráneos en 1939.




“Maybach I”, que bordea el complejo “Zeppelin”, consistía en 12 edificios, idénticos en planta y construcción; “Maybach II” presentaba 11 edificios. Sus dimensiones exteriores aproximadas eran de 36x16  metros construidos como simples típicas casas alemanas de campo como camuflaje, aunque en realidad bajo ese revestimiento se trataba de edificios construidos a base de cemento armado. De esta forma, el techo de 80 cm de espesor fue recubierto con las típicas tejas y los conductos de filtrado de aire fueron camuflados como chimeneas. 



Interiormente, la disposición de  estos edificios de planta baja y ático se configuraba en numerosas habitaciones, accesibles por unos pasillos longitudinal y transversal y se utilizan casi exclusivamente como áreas de trabajo. Por debajo de estos edificios, bajo el suelo, la superficie sobre el terreno se duplicó en número y disposición en cada uno de los dos niveles de búnker situados bajo el suelo. Unas puertas de acero, que se sellaban en caso  de peligro, separaban los dos niveles inferiores de los niveles sobre la superficie. Todos los edificios del complejo "Maybach I" estaban conectados  entre sí y con el pasaje sur de acceso al búnker "Zeppelin" por un túnel-anillo subterráneo. En la actualidad sólo se conserva el armado interior.



El 22 de agosto de 1939 a las 22 hrs, tras poner en marcha la red de comunicaciones, se pasará de operar en modo de prueba a operaciones en tiempo de guerra. El personal del cuartel general del ejército ocupará el complejo “Maybach I” el 26 de agosto de 1939, con las comunicaciones plenamente operativas. 
Durante la guerra se construirán 19 torres-refugios antiaéreos diseñados por Leo Winkel; su  disposición dispersa y su inusual forma de cono, salvará numerosas vidas. Aunque la mayor parte de estos refugios antiaéreos fueron destruidos por los soviéticos, aun quedan varios en pie.




A partir de principios de 1945, el complejo albergará el Cuartel General de la Wehrmacht (Wehrmachtfürungsstab o WFSt). Prueba del éxito de su diseño y construcción es que todos los búnkeres del complejo salieron indemnes del bombardeo aliado del 15 de marzo de 1945; aunque otros edificios del complejo resultaron destruidos o seriamente dañados, los búnkeres solo presentarán daños superficiales.  El rápido avance del tercer Ejercito de tanques de la Guardia Roja hacia el sur de Berlín provocará el pánico y una caótica evacuación del complejo en las últimas horas del 20 de abril de 1945. Esta precipitada evacuación no permitió organizar la de demolición del complejo, que cayó en manos soviéticas prácticamente intacto y plenamente operativo.

 En el verano de ese mismo año todo el equipamiento técnico del búnker "Zeppelin" fue completamente desmontado y trasladado a la Unión Soviética, permaneciendo el búnker completamente vacío y desocupado hasta los años 60.  En 1961 el búnker será reabierto y adaptado como refugio atómico por las fuerzas soviéticas de ocupación, establecidas en Zossen desde el final de la Guerra, permaneciendo en servicio hasta principios de los 90.

Entrada al complejo construida por las tropas de ocupación sovieticas


Actualmente, el complejo puede visitarse y resulta muy interesante, aunque solamente puede hacerse con guía en alemán (todos los días a las 14.00 hrs.) Pero no sólo puede verse este complejo, sino que también cuentan con un pequeño museo de la guarnición (fue sede desde 1910 de varios regimientos de infantería y desde 1935 del 5º Reg. Panzer ) y varios búnkers antiaéreos tipo Winkel (uno de ellos puede visitarse en dos de sus plantas).



También puede interesarte: