martes, 18 de agosto de 2015

los "nidos del águila", los cuarteles generales de Hitler (segunda parte): La Guarida del Lobo


Como ya había hecho en otras ocasiones desde el comienzo de la guerra, en la mañana del 23 de julio de 1941 y rodeado de sus más íntimos colaboradores, Hitler se trasladó en automóvil desde la Cancillería del Reich en Berlín a la cercana estación de Anthal, donde el Führersonderzug Amerika esperaba. A las 12.30 hrs. de la mañana partía en dirección a Prusia Oriental. Estaba muy pasada ya la medianoche cuando una larga columna de automóviles cruzaba el cordón de seguridad que rodeaba un oscuro bosque situado a unos 8 km de la población de Rastemburg (hoy Ketrzyn, Polonia), en las profundidades de Prusia Oriental: era la 1.30 de la madrugada del 24 de junio de 1941 cuando Hitler entraba por vez primera en el imponente conjunto de edificaciones que constituían su nuevo cuartel general, desde donde dirigiría las operaciones que conducirían a la derrota de la Unión Soviética, o al menos, eso esperaba él ( la previsión inicial era ocupar el cuartel general durante unos 3 meses aproximadamente). Durante este viaje en tren, el Führer decidió que su nuevo cuartel general se denominaría “la guarida del Lobo” (Wolfsschanze). Cuando una de sus secretarias le preguntó: “¿Y por qué lobo otra vez, igual que el otro cuartel general?” Hitler respondió simplemente: “Mi nombre en clave durante los años de lucha”.




La “Wolfsschanze” o Guarida del Lobo, será utilizada por Adolf Hitler como su principal Cuartel General desde el verano de 1941 hasta finales de 1944 y es sin duda el más famoso de los cuarteles generales del Führer durante la guerra y el más conocido por el público en general, sobre todo a raíz de las últimas y dudosas producciones cinematográficas realizadas tras el aniversario del atentado del 20 de julio de 1944. En el pasará más de 800 días. Se trató del mayor cuartel general de todos los construidos para Hitler encargándose como en otras ocasiones Frtiz Todt personalmente de un proyecto que alcanzará los 36 millones de Reichmarks y llegará a emplear hasta 40.000 trabajadores durante sus diversas fases de construcción y ampliación.



Las instalaciones del complejo que eran formidables, sin duda, en calidad y cantidad - era 8 veces más grande que el Felsenet - se extendían a ambos lados de una carretera de asfalto que atravesaba el bosque, de Oeste a Este, desde a ciudad de Rastemburg hasta Angerburg (hoy Wegorzewo), donde se situaba el cuartel del Estado Mayor General. Las dimensiones totales del conjunto eran de casi tres kilómetros cuadrados y contaba, además de con los diversos bunkers y barracones que alojaban y daban servicio al personal, con dos aeropuertos y una estación de ferrocarril, una gran central de telecomunicaciones, instalaciones para la generación de electricidad y de purificación de aire, un sistema propio de tratamiento de aguas, alcantarillado y calefacción. Todo ello articulado en torno a tres zonas de seguridad o Sperrkreis concéntricas (zonas de seguridad I,II y III) , desde la Sperrkreis I o Zona de Seguridad I, en el centro a la Sperrkreis III o Zona de Seguridad III, la más exterior. 34.000 minas rodeaban el complejo, protegido por 1500 soldados de las SS.

Durante su etapa de planificación y construcción inicial, en el verano de 1940, fue denominado Anlage Nord o Anlage N, "Instalación Norte" o "Instalación N". Incluso será denominado “fábrica de Productos químicos Askania”, ya que esta era la coartada para que los habitantes de la zona desconociesen su verdadera finalidad: se les había dicho que se iba a construir una fábrica de productos químicos, como medida de seguridad. Todos los bunkers del complejo estaban construidos sobre el suelo, o sólo parcialmente bajo el suelo y esto se debía a que se trataba de un terreno pantanoso, lo que hacía muy complicado construir en profundidad bajo la superficie.

Una de las dos secretarias privadas de Hitler hizo una descripción detallada de sus impresiones de la Guarida del Lobo el 28 de junio de 1941: “ ….Las chicas estamos alojadas igual que los hombres. Los blocaos están diseminados en el bosque formando grupos de acuerdo con la clase de trabajo que cada cual desarrolla. Cada departamento está aislado. El bunker en el que dormimos, amplio como un vagón de ferrocarril, tiene un aspecto muy cómodo forrado con paneles de hermosa madera de color claro. Cuenta con una pileta para lavarse, oculta, y un espejo, una pequeña radio Siemens con la que podemos captar los programas de gran número de emisoras e incluso tenemos estufas eléctricas y la iluminación mediante atractivas lámparas de pared es clara y buena. Hay un colchón estrecho y duro de paja. Estamos un poco apretujadas, pero no tanto como para que el alojamiento resulte incomodo (…)”.

Hitler con miembros de su seguridad personal en la Wolsschanze
Hay duchas colectivas pero todavía no las hemos usado debido a que, al principio, no había agua caliente y ahora preferimos dormir hasta el último instante, como de costumbre (…). A pesar de todo lo dicho, el sitio es maravilloso con la salvedad de la plaga de mosquitos. Tengo las piernas hechas trizas y cubiertas de ampollas. El líquido contra los mosquitos que nos dan es sólo eficaz un rato muy corto, por desgracia. Los hombres están más protegidos que nosotras gracias a sus botas altas de cuero y sus uniformes de gruesa tela; su único punto vulnerable es el cogote. Algunos van cubiertos todo el día de una grasa antimosquitos. Lo probé una tarde pero me pareció muy incómodo. Dentro de los bunkers esos pequeños monstruos no molestan tanto. Cuando aparece un mfosquito lo perseguimos hasta derribarlo. En los primeros días esto planteó inmediatos problemas de jurisdicción ya que el Jefe (Hitler) dijo que solo la Luftwaffe podía encargarse del asunto. Se dice que los mosquitos pequeños son sustituidos por una especie mucho más desagradable a fines de junio, cuya mordida es mucho más potente.¡ Que el señor se apiade de nosotros¡”.

Hitler recibe al General Agustín Muñoz Grandes el 1 de septiembre de 1941
“(…) aquí la temperatura es sorprendentemente agradable. En los interiores quizá sea incluso excesivamente fresca. El bosque impide que el calor penetre. Y una no se da cuenta hasta el momento en que sale al exterior y queda inmediatamente agobiada por el calor.” “Poco después de las 10 de la mañana nosotras dos vamos al bunker llamado “comedor número 1”, que es un cuarto encalado, alargado, semi-subterráneo, de manera que las ventanas cubiertas con gasa quedan muy altas. En las paredes hay xilografías, una de ellas representando cestos; otra a Enrique I, etc.. Una mesa para veinte personas ocupa toda la longitud del cuarto; allí el Jefe almuerza y cena en compañía de sus generales, de sus oficiales de Estado Mayor, ayudantes y médicos. A la hora del desayuno y del café de media tarde, las dos chicas vamos también allá. El Jefe se sienta de cara a los mapas de Rusia que cuelgan de la pared frontera y eso, como es natural, le induce a hacer constantes observaciones acerca de la Rusia Soviética y de los peligros del bolchevismo (…)”. “Luego, a la una de la tarde, asistimos a la conferencia acerca de la situación general, que se celebra en la sala de los mapas, donde ya el coronel Schmundt, ya el coronel Engels, exponen la situación. Esas sesiones son extremadamente interesantes. Se dan las estadísticas de aviones y tanques enemigos destruidos (…) y se muestra en los mapas el avance de nuestras tropas”. (…) “Después de la conferencia sobre la situación general llega la hora del almuerzo que nosotras tomamos en el comedor 2”.


La Guarida del Lobo presenta tres grandes fases de construcción:

1ª Fase (1940-1941); durante la etapa inicial de construcción, se edificarán casas, barracones y pequeños bunkers de ladrillo y hormigón, eclipsados posteriormente por los grandes bunkers de hormigón armado. Se construirán diez refugios antiaéreos adicionales, donde serán situados los dormitorios, estableciéndose las áreas de trabajo en los pequeños bunkers, menos protegidos.

2ª Fase (1942-1943); durante esta fase serán ampliados y fortificados los bunkers existentes y se construirán nuevos bunkers de cemento armado y ladrillo, que servirán tanto de alojamientos como de zonas de trabajo. Las ventanas se protegerán con persianas de acero. Y se construirá gran sala de conferencias en el bunker de Hitler.

3ª Fase (1944). El 22 de febrero de 1944, Hitler abandona la Wolfsschanze y con el todo el Führerhauptquartier (FHQ- Cuartel General del Führer) se trasladará al
Berghof, en Berchestgaden hasta el verano, con motivo de las obras de ampliación del Cuartel General que por entonces se encontraba ya al alcance de la aviación soviética. Durante esta última fase de construcción, todos los bunkers serán reforzados con más hormigón. Hitler personalmente ordenará que en su bunker se colocase una capa de grava entre las capas de hormigón como protección adicional contra la explosión de bombas. Será durante esta última fase de ampliación cuando se construya un refugio antiaéreo al sur de la carretera y el enorme bunker – aunque el mayor de todos será el Führerbunker - para el Reichsmarshall Göring en el que sobre el techo destacaban dos grandes plataformas antiaéreas y orientada hacia el bosque, también sobre el techo, una torreta tobruck para situar una posición ametralladora.

Para 1944, la Guarida del Lobo era una pequeña ciudad en sí misma, que albergaba a más de 2.000 personas, 1.200 oficiales y soldados del Batallón de Escolta del Führer, unos 200 miembros del RSD (
Reichssicherheitsdients, el equivalente de las SS del Servicio Secreto norteamericano) y mas de 300 chóferes, camareros, operadores de teléfono, mecanógrafos, mecánicos, y toda clase de personal administrativo y de mantenimiento.
Barracón del SS-Begleitkommando
En su libro "Hasta el ultimo momento",Traudl Junge cuenta como en el Cuartel General "se había declarado la llamada enfermedad de las barracas, que afectaba a muchos de los grados superiores. Todo el mundo quería vivir en una barraca y los bunkeres se empleaban para dormir; Speer se construyo una urbanización entera, Göring, el palacio mas puro, los médicos y ayudantes, sus residencias de verano y a Morell se le permitió incluso un cuarto de baño".

Todo el conjunto de edificaciones no era visible desde el aire ya que estaba oculto por una red de camuflaje que pendía de los árboles. Periódicamente, la Luftwaffe testaba la eficacia del camuflaje mediante reconocimientos con fotografía aérea, verificando así que el complejo era invisible para el enemigo.

Esta red de camuflaje consistía principalmente en hojas artificiales de bakelita, entrelazadas con alambre. El techo de varios de los bunkers fue cubierto por césped o pintado de verde o gris como camuflaje adicional, incluso se situaron árboles y musgo artificiales suministrados por una empresa jardinera de Stuttgart. No había carretera ni callejón que no estuviese cubierto de redes verdes y toda línea recta se había disimulado con árboles y arbustos artificiales. 


Las bombillas del exterior eran de color azul oscuro e incluso los puestos de observación, que llegaban a los treinta y cinco metros de altura, se habían dispuesto de tal manera que pareciesen pinos. Wilhelm Hirsch será el responsable del sistema de camuflaje de la Guarida del Lobo y gracias a su trabajo los aliados no conseguirán hasta 1943 la situación exacta de la Wolfsschanze. En el caso de los Soviéticos llama poderosamente la atención el alto grado de ignorancia sobre la "Guarida del Lobo" del que adolecían, hecho que resulta en especial sorprendente si se tiene en cuenta el elevado número de generales que habían capturado e interrogado entre la rendición de Stalingrado y los albores de 1945. En Enero de 1945 ¡habían tardado casi dos semanas en encontrar aquel complejo de cuatro kilómetros cuadrados¡.

En 1941, la Sperrkreis I o “Zona de Seguridad 1” estaba formada por un conjunto de barracones de madera y de blocaos de cemento de una sola planta, divididos ambos en compartimentos. Fríos y húmedos bunkers en los que uno se moría de frío por la noche y dónde el constante zumbido de la ventilación eléctrica y sus corrientes de aire no dejaban dormir. A decir verdad, había sido construido en una de las zonas más pantanosas de la región de Masuria. Incluso el propio Hitler llegó a decir resignado: “no cabe duda de que algún departamento ministerial descubrió que aquí, el terreno era más barato”. En una carta fechada el 27 de junio, el cronista oficial del Estado Mayor de Jodl se quejaba a su familia de que “ …los más horrendos mosquitos nos torturan. Es difícil encontrar un sitio más absurdo que este bosque de hoja caduca con zonas pantanosas, tierra arenosa, lagunas de agua estancada, todo ideal para que proliferen aquellas odiosas criaturas”. Y es que en esas praderas pantanosas vivían enjambres de mosquitos que le hacían la vida imposible a todo el personal del complejo, llegando incluso los centinelas a tener que ponerse mosquiteras delante de la cara. Hitler odiaba el clima de la zona por lo que en la mayoría de las ocasiones a Blondi, su pastor alsaciano, la sacaba a pasear el sargento Tornow, jefe de perros, mientras el permanecía confortablemente en el frescor de las habitaciones de hormigón de su bunker.



Dentro de la “zona de seguridad 1”, en la parte norte, se encontraba el bunker del Führer y muy cerca, la sala de conferencias denominada “lagebaracke”, donde tendrá lugar el célebre atentado del coronel Conde von Stauffemberg el 20 de julio de 1944. Las habitaciones del Führerunker estaban dotadas de un ultra moderno sistema de ventilación que ofrecía protección contra ataques de gas y disponía de sensores para su detección inmediata. Sólo había una habitación en todo el bunker con luz natural.



Führerbunker en 1944

El interior era un auténtico laberinto; desde el exterior se alcanzaban las habitaciones a través de dos cámaras de compresión en el corredor. Dos antecámaras que estaban separadas una de la otra y del corredor por dos puertas blindadas. En el primer corredor se encontraban las habitaciones de las secretarias y desde este primer corredor, había una tortuosa ruta a la segunda planta donde estaban las habitaciones de los ayudantes, Linge y el doctor Morell. Desde aquí, el corredor zigzagueaba hasta el estudio y la habitación de Hitler. Su comedor personal y su despensa se encontraban también en el bunker. A Traudl Junge, una de las secretarias del Führer, le sorprendía sobre manera que este pudiera soportar la estancia en su pequeño bunker, con un techo bajo y unas ventanas minúsculas, dada la predilección que tenía por las estancias amplias. 


aspecto del Führerbunker en la actualidad
Aunque el Führerbunker era la estructura principal, la “zona de seguridad 1” comprendía también los bunkers de Bormann, Göring, Keitel, Jodl y del doctor Dietrich. Pero dentro de la “zona de seguridad 1” también se encontraban los hombres del RSD , así como el personal de oficiales adjuntos y la oficina militar personal de Hitler, dirigida por el coronel Schmundt. Disponían de bunkers antiaéreos, una centralita telefónica, un garaje subterráneo con capacidad para 18 coches, sauna, un cine, casa de té y dos clubs de oficiales. A la Sperrkreis I se accedía a través de tres puertas: la puerta este, la puerta oeste y la puerta sur.

Keitel, Göring, Hitler y Bormann, tras el atentado del 20 de Julio de 1944
La vida en la “zona de Seguridad número 1” giraba en torno a Hitler y muy pocos gozaban del privilegio de tener un pase de seguridad especial que les permitiese entrar en la zona. Hitler vivía y trabajaba en su bunker; como era su costumbre desde hacía muchos años, se levantaba tarde, y desayunaba mientras leía los informes de situación diaria de todos los frentes y de los bombardeos sobre las ciudades del Reich. En ocasiones y si su agenda lo permitía, finalizada la lectura de los informes, daba un paseo con su perra Blondi para enfrascarse a continuación en la conferencia de situación que nunca comenzaba antes de las 14.00 hrs. Normalmente, estas reuniones no se celebraban en un bunker; desde que el cuartel general se trasladase a Vinnitsa, en el verano de 1942 – donde las reuniones de situación se realizaban en un barracón de madera en el pabellón anexo al bunker 7 (El bunker de Keitel) – se mantendrá esta costumbre a la vuelta de Hitler a la Guarida del Lobo y así las reuniones de situación diaria se celebrarán en el ala este anexa al bunker 11.

En la Guarida del Lobo, Hitler celebraba reuniones de guerra mañana y tarde, reuniones que llegaron a ser una verdadera pesadilla para los asistentes habituales dada la tendencia de Hitler a sus interminables monólogos en los que hablaba sin orden ni concierto de cualquier tipo de generalidad. Estas reuniones duraban varias horas, agotando las energías de los asistentes que tenían tareas más urgentes que cumplir. Los generales dudaban antes de hablar con claridad ante un público tan amplio y obediente. Gerda Daranowski, una de las secretarias de Hitler, escribió :” ..el cuadro más cómico se produce cuando el Jefe se pone en pie, en medio de un grupo formado por sus hombres y el fotógrafo enfoca la Leica. En ese instante, rápidos como el rayo, todos se acercan cuanto pueden al Jefe – como mariposas alrededor de la llama - para salir en la foto. Ese comportamiento me parece totalmente absurdo.” Oficiales que cuando cambien las tornas, tornaran críticos al régimen, sic transit gloria mundi….

Al otro lado de la carretera el personal del departamento de operaciones de Jodl ocupaba un parecido conjunto de edificaciones denominado Sperrkreis II o “Zona de seguridad 2”. Al Sur oeste de este anillo de seguridad zona se situaban varios bunkers y edificaciones de hormigón y ladrillo utilizados para el alojamiento del personal militar del Cuartel General y del Estado Mayor y también contaba con su propio club de oficiales y una central de teletipos. Aquí se situaba la comandancia del batallón de escolta del Führer de las SS, así como los servicios de administración. También comprendía una de las dos estaciones de ferrocarril, donde se encontraban estacionados tres trenes, para Hitler, Keitel y Warlimont con su personal de operaciones.

La “Zona de Seguridad 3” o Sperrkreiss III encerraba a las otras dos y constituía el perímetro exterior el complejo. Aquí se situaban la baterías antiaéreas así como las posiciones de nido de ametralladora. Grande campos de minas y alambre de espino rodeaban toda la Wolfsschanze en una profundidad de más de 7 km; el ejército polaco terminará de retirar las más de 34.000 minas en 1955.

Muy próximo a la Wolfsscahnze, se encontrarán los cuarteles generales del OKH (Oberkomado des Heeres o Alto Mando del Ejército) , con nombre en clave Mauerwald (cerca del lago Mauersee, en Angerburg). 
Estaba conectado con la Guarida del Lobo por una carretera y por una línea de tranvía. Hitler sólo lo visitará en una ocasión, el 5 de octubre de 1941. Robinson, el cuartel general del alto mando de la Luftwaffe, se encontraba situado en Rominten a dos horas de distancia de la Wofsschanze. El cuartler general del Reichführer SS, Hochwald, se había edificado cerca de Grosgarten (a 45 min por carretera del cuartel general del Führer). Von Ribbentrop había elegido el castillo de Steinort, a unos 90 minutos de distancia y la Cancillería del Reich, bajo la dirección del Dr. Lamers se había establecido en Rosengarten. Únicamente el Alto Mando de la Armada, el OKM permanecerá en Berlín.

Pese a lo extremado de las medidas de seguridad y a la enorme potencia defensiva de las instalaciones, el mayor temor de Hitler no era sufrir un bombardeo por parte de las fuerzas aéreas aliadas, sino un ataque con paracaidistas. Durante la conferencia de situación diaria del 17 de septiembre de 1944, había asegurado “Estoy aquí, aquí está todo el alto mando, el Mariscal del Reich, aquí está el alto mando del ejército, el Reichsführer SS, el ministro de Asuntos Exteriores¡ …. No dudaría en arriesgar dos divisiones paracaidistas si pudiese capturar a todo el liderazgo ruso en un solo golpe”.

El 20 de noviembre de 1944, Hitler subió a bordo del Amerika en el apeadero camuflado bajo el dosel del bosque y abandonó la Wolfsschanze para siempre, con el Ejército Rojo a tan sólo 69 km de Goldap, ya en Prusia Oriental. No se encontraba totalmente bien y la operación de garganta a la que debía someterse suponía una excusa perfecta para abandonar Prusia Oriental, ya seriamente amenazada. El mariscal Keitel curso las órdenes para la puesta en marcha de la Operation Inselsprung, la destrucción planificada de La Guarida del Lobo y de todos los centros de mando de la región llevada a cabo por el general Friedrich Jacob. Con el ejército soviético cerca de Angerburg, el 24 de Enero de 1945, mientras Hitler se encontraba en su nuevo cuartel general de la Cancillería del Reich, los ingenieros del ejército alemán volaron todo el complejo. El 27 de enero de 1945 los rusos llegaban a Rastemburg y capturaban la Guarida del Lobo, abandonada y dinamitada, sin lucha.

La Guarida del Lobo se abrió al público como centro de visitas en 1959 y en la actualidad, el área destinada al uso exclusivo de Hitler se ha habilitado para su uso turístico, aunque sólo permanecen unas ruinas prácticamente irreconocibles, gruesas piezas de cemento inclinadas en violentos ángulos entre los árboles. Tras el colapso comunista, el complejo ha sido arrendado a la empresa privada "Guarida del Lobo", que ha abierto un restaurante y un hotel, e incluso ha acondicionado el bunker del general Jodl en un pabellón de tiro con arco bajo techo. A finales de 2012, el Ministerio de Cultura polaco obligó a la empresa, mediante un nuevo contrato de arrendamiento, a convertir el lugar en un recinto cultural, rehabilitando la zona para mostrar una exposición permanente.



martes, 28 de julio de 2015

Inglaterra ocupada: 1940, las Islas del Canal.





La ocupación alemana durante cinco años - entre julio de 1940 y mayo de 1945- de territorio "británico" es un hecho poco conocido a pesar de la enorme cantidad de publicaciones y películas de todo tipo sobre la Segunda Guerra Mundial. Las islas del Canal o islas Anglonormandas son un grupo de islas poco conocidas, situadas en canal de la Mancha al oeste de la península francesa de Cotentin, en Normandía. Aunque se trata de dependencias de la corona británica no forman parte del Reino Unido - ni actualmente de la Unión Europea - y administrativamente están divididas en dos bailiazgos o bailiwicks: Jersey y Guernsey.

Las islas fueron incorporadas al ducado de Normandía en el año 933 y cuando en 1066 Guillermo el Conquistador conquista Inglaterra convirtiéndose en su rey las vincularán a la corona inglesa. Desde 1204, la pérdida del resto de los territorios ingleses en Normandía hizo que las Islas Anglonormandas fueran gobernadas a partir de ese entonces como posesiones separadas de la corona británica. Dado que forman parte del ducado de Normandía desde el siglo X, los reyes ingleses eran a menudo saludados como duques de Normandía. Sin embargo, siguiendo el tratado de París (1259) y la Ley Sálica, técnicamente la actual soberana del Reino Unido no es duquesa sino que gobierna en su lugar en su derecho como reina de Inglaterra.

Los bailiazgos han sido administrados separadamente desde finales del siglo XIII, y aunque los que no están familiarizados con las islas dan por hecho que las islas forman una unidad política, las instituciones comunes son más bien una excepción que una regla. Los dos bailiazgos no tienen leyes, ni elecciones ni cuerpo representativo comunes, aunque los políticos se consultan regularmente. Ninguno de los bailiazgos está representado en el parlamento británico, aunque cada uno posee su propio parlamento que puede solicitar que las leyes de ése sean aplicadas a uno o a ambos bailiazgos, por Orden del Consejo, tras consulta local. No hay diarios ni radios comunes a los dos bailiazgos, pero el número de habitantes hizo necesario un canal de televisión común, el Channel Television («Televisión del Canal»).

Así las cosas una vez iniciada la guerra entre el Reich alemán y el Imperio Británico, el 15 de junio de 1940 el gobierno inglés determinó que su defensa era inviable al encontrarse tan cerca de la costa francesa, motivo por el cual se tomará la determinación de no defenderlas, permaneciendo estas desmilitarizadas, aunque este hecho no se hizo público.


"Por motivos estratégicos resulta necesario retirar las Fuerzas Armadas de las Islas del Canal de la Mancha.
Lamento profundamente esta necesidad y es mi deseo asegurar a Mi gente de las Islas que, al tomar esta decisión, Mi Gobierno no se ha olvidado de su situación. Hay que dar este paso en las circunstancias presentes por su interés.

La longeva asociación de las Islas con la Corona y el leal servicio que la gente de las Islas ha rendido a mis ancestros y a Mí Mismo son garantías de que el vínculo entre nosotros permanecerá firme y sé que Mi Gente de las Islas esperará con la misma confianza que yo al día en que la fortaleza resuelta con la que afrontamos nuestras presentes dificultades coseché la recompensa de la Victoria"






oficial de la Luftwaffe conversa con un policía en
St. Helier, capital de Jersey
A pesar de que sus derechos tradicionales les eximían de hacer el servicio militar fuera de las islas, su ingenua creencia en la inexpugnabilidad de la línea Maginot y en la capacidad defensiva de los ejércitos aliados en Francia mantenía el conflicto, por el momento, a una distancia segura. Tan sólo una semana antes de que los alemanes llegarán a sus costas, la oficina local de turismo presentaba alegremente las islas como “un remanso de paz para unas vacaciones en tiempos de guerra”, tranquilizando a los potenciales turistas con eslóganes tales como: “Sólo la radio y los periódicos le recordarán la guerra”.

Pero victoria tras victoria, los alemanes se iban acercando cada vez mas y la guerra se iba haciendo cada vez más evidente en el día a día de los isleños;, así el 1 de junio de 1940 se estableció un recorte de gasolina a todos los propietarios de automóviles y un día a la semana sin carne. El 03 de junio se estableció un toque de queda desde las 22:00 a las 6:00 y el 18 de junio se decreto el cierre de todos los teatros, cines y lugares de entretenimiento.


En junio de 1940, todas las tropas británicas habían sido evacuadas de Alderney, Guernsey y Jersey, y trasladadas a Inglaterra. Tras el desastre aliado en Dunquerque, el 4 de junio de 1940 el Gobernador General, máxima autoridad en la isla, J Randall Marshall Ford asumirá el mando de las mismas.


Mientras las divisiones alemanas avanzaban imparables sobre Paris, el 21 de junio de 1940 el gobierno británico comenzará la evacuación de la población civil, aunque la mayoría decidirá permanecer en sus hogares, como en el caso de la isla de Sark, donde las autoridades locales desaconsejaron la evacuación, permaneciendo toda la población en la isla. De una población de 42.000 habitantes, 17.000 abandonaron Guernsey, pero sólo 6.600 de un total de 60.000 dejaron Jersey. En Elderney, con una población de 1.500, solo se irán 7.

Al mismo tiempo se tomarán las medias necesarias para permitir a la administración continuar legalmente bajo las circunstancias propias de la ocupación. No obstante, la retirada de los gobernadores británicos el 21 de junio 1940 y la interrupción del contacto con el Consejo Privado, impidió la sanción real de las leyes aprobadas por las legislaturas y en Jersey 46 leyes tuvieron que sancionarse por la corona de manera retroactiva tras la liberación, a través de la adopción de la "Confirmación de las Leyes Ley" de 1945. Los agentes judiciales se harán cargo de los derechos civiles pero no de los militares que eran funciones de los Tenientes Gobernadores. Dado que los gobiernos tradicionales de los bailías basados ​​en el consenso eran inadecuados para la acción ejecutiva rápida, y por lo tanto ante la ocupación inminente, se adoptaron instrumentos más pequeños de gobierno.





En Guernsey, los Estados de Deliberación votaron el 21 de junio 1940 que la responsabilidades de los asuntos de la isla pasasen a manos de un Comité de Control, bajo la presidencia del Fiscal General HM Ambrose Sherwill. A este Comité le fue entregado casi todo el poder ejecutivo de los Estados, y estaba compuesto por ocho miembros pudiendo el Presidente nombrar a miembros adicionales. Sherwill fue encarcelado por los alemanes como resultado de sus intentos para albergar a los soldados británicos tras la Operación Embajador en 1940. Fue puesto en libertad, pero cesado de su cargo en enero de 1941,siendo reemplazado por Jurat John Leale como presidente de la Comisión de Control. Los Estados de Jersey aprobaron un traspaso de atribuciones mediante el Reglamento del 27 de junio 1940 en virtud del cual se amalgamaban los diferentes comités ejecutivos en ocho departamentos cada uno bajo la presidencia de un miembro de los Estados. Los presidentes junto con los oficiales de la corona compondrían el Consejo Superior, bajo la presidencia del Alguacil.


A estas alturas, la Wehrmacht no tenía claro si los británicos defenderían o no las islas y sus vuelos de reconocimiento no habían resultado concluyentes, por lo que el 28 de junio comenzarán los bombardeos de la aviación previos a las operaciones de desembarco. Al finalizar el día, mas de 40 civiles habían resultado muertos como consecuencia de estas operaciones por lo que a ultima hora de la tarde, el noticiario de la BBC informaba que las islas estaban desmilitarizadas, información que el gobierno británico se preocupo de transmitir a Alemania al día siguiente por medio del embajador de los Estados Unidos. Nuevos vuelos de reconocimiento alemanes confirmarán la ausencia de tropas aliadas en las islas y el 30 de junio de 1940 el piloto de uno de estos aviones de reconocimiento, el Capitán Liebe-Pieteritz aterrizó en el desierto aeródromo de Guernsey siendo de esta forma el primer soldado alemán en poner pie en las islas del canal. Inmediatamente, informó de esto al mando de la III Luftfotte que llego a la conclusión de que la isla no estaba defendida y durante la noche, un pelotón alemán aterrizó en el aeropuerto. El Inspector Sculpher de la policía de Guernsey se traslado allí llevando una carta firmada por el Alguacil:


 "Esta isla ha sido declarada una isla abierta por el Gobierno de Su Majestad del Reino Unido. No hay fuerzas armadas de cualquier descripción. A el portador le sido ordenado entregar esta comunicación a usted. No entiende el idioma alemán ".


El aeropuerto ya había sido tomado por la Luftwaffe y el comandante Albert Lanz pidió que lo llevaran ante la máxima autoridad de la isla. De esta manera la Luftwaffe se adelantó a los planes de invasión de la Wehrmacht. Se fueron en un coche de la policía al Royal Hotel, donde se les unió el Alguacil, el Presidente de la Comisión de Control y otros funcionarios. Lanz anunció a través de un intérprete que Guernsey estaba ahora bajo la ocupación alemana, entregando a las autoridades militares y civiles un ultimátum en las siguientes condiciones:



Al jefe militar y autoridades civiles
Saint Helier, Jersey



1. Tengo la intención de neutralizar las instalaciones militares en Jersey por medio de la ocupación.

2. Como evidencia de que la isla se rendirá a los militares sin resistencia y sin destruir las defensas, una gran cruz blanca deberá ser pintada desde las 6 de la mañana del 2 de julio de 1940:

a) en el centro del aeropuerto en el este de la isla
b) en el punto más alto de las fortificaciones del puerto.
c) en la plaza al norte de la dársena interior del puerto, además todos los edificios públicos, casas y establecimientos deberán mostrar una bandera blanca.

3. Si estos signos de paz y rendición no son observados a las 7 de la mañana del 2 de julio, se iniciara un fuerte bombardeo:

a) contra todos los objetivos militares.
b) contra todos los establecimientos y construcciones que puedan ser útiles para la defensa.

4. Los signos de rendición deberán permanecer hasta el momento de la ocupación de las islas por las tropas alemanas.

5. Los representantes de las autoridades deberán permanecer en el aeropuerto hasta el fin de la ocupación.

6. Todo tráfico por radio y cualquier tipo de comunicación con autoridades fuera de las islas serán consideradas comunicaciones hostiles y serán seguidas de un fuerte bombardeo.

7. Toda acción hostil en contra de mi representante será seguida de un bombardeo.

8. En caso de una rendición pacífica, la vida, propiedad y libertad de los habitantes serán solemnemente garantizadas.

General Richtoffen
Comandante General de la Luftwaffe en Normandía




junio de 1940-explanada norte St.Peter
 En la tarde del 30 de junio, una escuadra de Junkers Ju-52 de la Luftwaffe transportó dos batallones la 216 división de infantería (relevada posteriormente por la 319 división de infantería) que tomaron tierra en las pistas de Guernsey sin encontrar ninguna resistencia.
 
Ante la perspectiva de nuevos ataques aéreos, al alguacil de Jersey, Alexander Coutanche, no le quedaba otra opción que obedecer y así en las ventanas aparecieron todo tipo de banderas blancas, hechas incluso con ropa interior. Jersey se rindió el 01 de julio a las tropas al mando del Capitán Erich Gussak; Alderney fue ocupada el 2 de julio y un pequeño destacamento alemán se trasladó a Sark que se rindió oficialmente el 4 de julio. Los dos batallones de infantería establecieron puestos de observación y de artillería antiaérea y prepararon la llegada del resto de la división. El nuevo Comandante Militar de las islas del Canal, el Coronel Rudolf Graf von Schmettow llegará el 26 de setiembre para tomar posesión de su cargo. En Guernesey, el Alguacil, Sir Victor Carey y los Estados de Guernsey entregaron el control general a autoridades alemanas y el funcionamiento de los asuntos del día a día pasó a ser responsabilidad de un Comité de Control, presidido por Ambrosio Sherwill.

Las tropas alemanas se consolidaron con rapidez, estableciendo un servicio aéreo regular con el continente y deteniendo a los soldados ingleses de permiso. Los alemanes organizaron su administración como parte del departamento de Mancha, dentro de la zona asignada al Gobierno militar A con sede en St. Germain. En Jeresey se establecerá la Feldkommandantur 515, con un Nebenstelle (extensión o delegación ) en Guernsey que también cubrirá la isla de Sark, y un Außenstelle (sucursal) en Alderney. También establecerán un nudo logístico en Granville.

El Kommandant emitió una orden (en Guernsey el 2 de julio de 1940 y en Jersey el 08 de julio 1940) en virtud de la cual las leyes aprobadas por las legislaturas tendrían que ser ratificadaso por el Kommandant alemán, cuyas órdenes debían ser registradas como leyes. Los tribunales civiles continuarán en funcionamiento, pero las infracciones militares serán tretadas por los tribunales militares alemanes. Al principio, los agentes judiciales presentaron la legislación para que el Kommandant emitiese el dictamen de conformidad, firmado asumiendo en puesto de Teniente Gobernador pero a finales de 1941 el Kommandant se opuso a este estilo y la legislación posterior se le presentó simplemente para su ratificación como Alguacil.



El aeródromo de Jersey será utilizado durante la batalla de Inglaterra como Base avanzada de los Messerschmitt Bf 109


Una vez ocupadas las islas, Hitler, temeroso de un ataque británico para reconquistarlas, ordeno el reforzamiento de las mismas, para lo cual serán enviados hasta 16.000 hombres de la Organización Todt para la construcción de fortificaciones y bunkers por todas las islas. Además de miembros de la Todt, también se enviarán a las islas, como fuerza de trabajo a prisioneros políticos y de guerra - entre ellos prisioneros rusos y unos 2000 republicanos españoles - internados en un campo de concentración llamado Lager Sylt, bajo jurisdicción de las SS, en Alderney. Este contingente, unido a las tropas de ocupación suponían aproximadamente 1 alemán por cada dos habitantes de las islas, una guarnición enorme, de lo que era perfectamente consciente el OKH, sabedor de que para los británicos se trataba de una posición indefendible.

Como parte integrante del complejo de la Muralla del Atlántico se situarán 15 baterías costeras en Guernsey, 5 en Alderney y 8 en Jersey; de todas ellas, la a más grande, la Batería Mirus, contaba con 4 cañones de 30,5cm que pertenecieron al acorazado soviético Imperator Aleksandr III . Tras el colapso de los ejércitos rusos blancos en el sur de Rusia en 1920, el acorazado ruso Imperator Aleksandr III ayudo en la evacuación de rusos blancos de Crimea a Bizerta, donde permanecerá internado con el resto de la flota de la Rusia blanca. Los franceses lo venderán como chatarra a finales de 1920 para pagar sus costos de su internamiento, siendo los cañones almacenados en Bizerta. En enero de 1940 ante la agresión soviética que se estaba produciendo, Francia se los cedió a Finlandia y así, de los doce cañones principales, ocho llegaron a Finlandia, mientras que los otros cuatro fueron capturados por los alemanes tras la invasión de Noruega en abril de 1940 a bordo del SS Nina en el puerto de Narvik.
Torre de observación y control de tiro MP4

Además se edificaron enormes "Marinepeilstände"o torres de observación para el control de fuego naval. La sede del Comandante Naval de las Islas del Canal (Seeko-Ki) se estableció originalmente en Guernsey, en los hoteles de La Collinette y La Porte, el verano de 1942. Dado que las comunicaciones por radio eran una parte vital de las operaciones del Seeko-Ki, si instalarán poderosos transmisores y receptores de radio en el desván del Hotel de La Collinette antes de tomar la decisión de construir los refugios permanentes en los jardines del hotel. Los trabajos comenzaron en el otoño de 1943 y la oficina de señales, bajo el mando del Oficial Naval de Señales (MNO), Oberleutnant Willi Hagedorn, estaba operativa el 1 de febrero de 1944. El bunker contiguo estaba unido al Seeko-Ki por un pequeño túnel, construido al igual que el generador del búnker en una fecha posterior.

Alderney, artillería costera alemana


La oficina de señales controlaba todo el importante tráfico de señales de radio de las fuerzas alemanas en las islas del Canal. Todos los mensajes fueron transmitidos y recibidos mediante códigos navales generados utilizando las máquinas de cifrado Enigma en una variedad de frecuencias que operan bajo el indicativo de la estación 'Flu'. La mayor parte del tráfico circulaba a través de la Comandancia de la Kriegsmarine de París y, durante los meses finales de la guerra, directamente con Berlín. El búnker Señales ha sido restaurado por los miembros de la Channel Islands Occupation Society (Guernsey), conservándose muchos de los accesorios y equipamiento originales, incluyendo los sistemas de ventilación y calefacción. 

Bunker del Cuartel  General Naval de St Jacques

Muchos edificios y prácticamente casi todos los hoteles fueron incautados por los alemanes. La ocupación de las islas, casi modélica para los estándares germanos, transcurrió con normalidad, caracterizada por la casi total ausencia de resistencia siendo muy cordiales las relaciones entre alemanes e isleños. Aunque la actitud de la población  hacia el dominio alemán cambiará progresivamente, al principio los alemanes siguieron la razonable política de mostrar una presencia no amenazante ante la población residente, dado su enorme su valor propagandístico ante una eventual invasión y ocupación del Reino Unido. Muchos isleños estaban dispuestos a resignarse a las necesidades de la ocupación siempre y cuando sentían que los alemanes se estaban comportando de una manera correcta y legal. Estos estaban autorizados a realizar sus servicios religiosos, se podía cantar, previa autorización, el himno nacional, y estaban permitidas las diversiones públicas. Como en el resto de territorios ocupados, las autoridades alemanas cambiaron la zona horaria así como la circulación por las carretera  que pasará a la derecha. Se emitirá dinero de ocupación en Guernsey para mantener la economía en marcha aunque las fuerzas armadas alemanas usaron su propia moneda para el pago de bienes y servicios.



Bobby dando indicaciones a un soldado alemán, 1940

Pero todos estos privilegios dependían de su buen comportamiento y  sólo una minoría colaboro abiertamente con los ocupantes. No obstante, se producirán los encontronazos habituales entre tropas de ocupación y ocupados. El coronel Knackfuss, al frente de la jurisdicción civil de las islas era perfectamente conocedor de que la prohibición de no escuchar emisiones de las BBC de Londres no se estaba cumpliendo en absoluto, por lo que informó a las autoridades civiles la decisión de confiscar todos los aparatos de radio de acuerdo al Artículo 53º de la Convención de Ginebra. La orden será efectiva desde el 30 de mayo en Guernsey y desde el 6 de junio en Jersey donde serán confiscados 10.500 receptores; en represalia por esta acción alemana, comenzaron a circular panfletos contra las autoridades de ocupación. Los hermanos Gallichan, responsables de estos panfletos serán apresados y condenados a prisión. En mayo de 1942 diecisiete policías de Guernsey fueron juzgados bajo la acusación de robo en almacenes militares alemanes. Las penas impuestas serán severas y como consecuencia de ello, desde ese momento la policía de las islas fue puesta bajo supervisión directa alemana y bajo una rígida disciplina militar.

Precisamente, esta disciplina era muy alta entre las tropas alemanes, juzgándose las faltas y delitos de las tropas de la misma forma que se hacia con los civiles. Como es lógico, se aplicaran todas las restricciones propias de tiempos de guerra en un territorio ocupado por una potencia extrajera, como la censura de noticias, el toque de queda y el cierre de las playas por temor a las minas. 






Pronto se agotaron las películas inglesas o americanas, y en las salas de cine empezaron a exhibirse cada vez más películas alemanas. Los coches fueron requisados y los alemanes controlaban los alimentos cultivados por los agricultores y por los pescadores. Paradójicamente, la mayor amenaza con la que los isleños tenían que enfrentarse era el robo, en particular el de alimentos racionados, que llegó a alcanzar proporciones alarmantes en 1944 y 1945. A medida que las raciones disminuían aumentaba la escalada de violencia. Por la noche los campesinos vigilaban su ganado, y muchas familias llegaron al extremo de llevarse sus provisiones a la cama. Los isleños debían portar en todo momento sus pases de identidad y la venta de bebidas alcohólicas será prohibida. Asimismo se creará un registro de los judíos residentes ( se estima que la población judía en las islas estaba entre 30 y 50 personas ), siendo obligatorio que sus negocios se identificaran públicamente; algunos serán deportados a campos de concentración. Pese a la notoria oposición de las autoridades locales, que se negaron repetidamente a sancionar esta norma, finalmente los judíos fueron obligados a llevar en lugar visible la estrella de David amarilla.



En 1942, las autoridades alemanas  de ocupación anunciaron que todos los residentes de las Islas del Canal no nacidos en las islas, así como aquellos hombres que habían servido como oficiales en la Primera Guerra Mundial, serían deportados. La mayoría de ellos fueron transportados hacia el suroeste de Alemania e internados en el Ilag VB, en Biberach an der Riss y en el Ilag VII en Laufen. Se tratará de una orden directa de Adolf Hitler como represalia por civiles alemanes deportados e internados en Irán, en una relación de veinte ingleses por  cada alemán internado.

Para mantener alta la moral de las tropas, en 1944 la popular actriz del cine alemán Lil Dagover llegó a las Islas del Canal realizar una gira por Jersey y Guernsey con la que para entretener y animar a las tropas alemanas.


No hubo un movimiento organizado de resistencia armada en la isla, siendo esta fundamentalmente pasiva, con algún acto de sabotaje y publicación de periódicos clandestinos que difundían las noticas de la BBC. Alrededor de 4.000 personas fueron condenadas por violar las leyes alemanas (2600 en Jersey y 1400 en Guernsey), 570 prisioneros fueron enviados a prisiones continentales y campos de concentración y al menos 22 personas desde Jersey y 9 de Guernsey no regresaron.  Fuentes británicas estiman que más de 200 personas en Jersey proporcionaron apoyo material y moral a los trabajadores forzados huidos, incluyendo a más de 100 que estuvieron involucrados en la red de casas de seguridad que los albergaban.


Pese a la rápida retirada de las tropas británicas de las islas del canal, a lo largo de los años de ocupación se desarrollaran aquí varias operaciones militares inglesas. En la noche del 14 de julio de 1940 se desarrollará la "Operación Embajador" en Guernesey por hombres procedentes 3º Commando y de la 11ª Compañía Independiente, a las ordenes de John Durnford-Slater y Nº 11 Compañía Independiente. No obstante, los asaltantes no pudieron hacer contacto con la guarnición alemana. En octubre de 1942 se produjo una incursión británica  de Commandos en Sark, llamada "Operación Basalto"  donde cuatro soldados alemanes murieron y uno fue capturado.  La "Operación Huckaback" era una redada inicialmente prevista para la noche del 09/10 febrero de 1943, con varias redadas simultáneas en Herm, Jethou y Brecqhou. El objetivo era hacer prisioneros y obtener información sobre la situación en las Islas del Canal. Cancelada por el mal tiempo, Huckaback se reinventó como un ataque único sobre Herm. Así mismo, la "operación Hardtack" fue una serie de incursiones de comandos en las Islas del Canal y la costa norte de Francia en diciembre de 1943.

Durante la planificación de la Operación Overlord, el Alto Mando Aliado tomará la decisión de no invadir las islas del Canal, dejándolas aisladas a la espera de su capitulación por inanición. De esta forma, con la invasión aliada de Normandía en junio de 1944, las comunicaciones con el continente serán tremendamente complicadas, quedando las comunicaciones marítimas interrumpidas tras la caída de Saint Malo en agosto de 1944, quedando tanto la 319ª División de infantería como los mismos habitantes de las islas abandonados a su suerte. 

Aunque el gobierno británico es informado por la embajada de Suiza sobre la difícil situación en la que se encuentran los habitantes de las islas y la buena disposición de los alemanes a facilitar la evacuación de los mismos por medio de la Cruz Roja Internacional, el Primer Ministro Churchill se opone ordenando que se fuerce a la rendición de los alemanes aunque sean los civiles quienes paguen las consecuencias, rendición que es rechazada por la guarnición. Las tropas alemanas habían rastreado intensamente las islas en busca de alimentos, gracias a lo que podían garantizar el suministro de sus tropas septiembre de 1944, siendo la población civil la mas duramente afectada por la falta de suministros. Pero la escasez no sólo afectaba a los alimentos, sino también y sobre todo a los medicamentos. La situación se hizo crítica; las reservas de materias grasas, aceite y harina estaban casi agotadas; el jabón estaba reservado a los hospitales; faltaban el gas y la electricidad, no se encontraban fósforos, hojas de afeitar ni los principales medicamentos. Finalmente, Churchill accede a enviar abastecimientos básicos y así, el buque SS Vega, de la Cruz Roja, zarpa de Lisboa llevando a Guernsey 750 toneladas de alimentos, medio millón de paquetes de comida; antes de que finalice la guerra el SS Vega hará otros cinco viajes mas llevando la tan necesaria ayuda a las islas.

En la madrugada del 9 de marzo de 1945, un comando de tropas alemanas lanzará una razzia sobre el continente, desembarcando en Granville, Francia; tomando por sorpresa totalmente a las tropas estadounidenses, captura un cargamento de suministros. A esta incursión seguirá de otra de sabotaje sobre la Península de Cotentin, en la que harán estallar varias cargas de demolición en Malzan.

Una escena a bordo del HMS Bulldog durante la primera conferencia con el capitán  Zimmerman antes de la firma del documento de rendición que liberó a las Islas del Canal, el 9 de mayo de 1945. De izquierda a derecha alrededor de la mesa son: Stuart Almirante (Royal Navy), general de brigada AE nieve (Jefe británico Emisario), capitán H Herzmark (ejército alemán), Wing Commander Archie Steward (Royal Air Force), el teniente coronel EA Stoneman, el mayor John Margeson, el coronel HR Potencia (todo el ejército británico) y el capitán teniente Zimmerman


El nuevo comandante alemán, Vicealmirante Hüffmeir, que sustituye desde el 27 de febrero al Mayor General von Schmettow, no había aceptado las peticiones de rendición, aunque si permitirá que los isleños escuchen el mensaje de Churchill con motivo de la victoria en Europa el 8 de mayo de 1945. Al día siguiente, el destructor de la armada británica HMS Bulldog atraca en el puerto de Saint Peter y los alemanes firman la capitulación, al igual que ocurre en la isla de Jersey con el desembarco de tropas del destructor HMS Beagle. De esta manera, ocupación y liberación se producirán de manera pacifica, sin derramamiento de sangre. La guarnición del islote de Minquiers fue la última en rendirse el 23 de mayo de 1945.


13 de mayo de 1945: los isleños dan la bienvenida a las tropas inglesas en Jersey



















martes, 14 de abril de 2015

Los "nidos del águila"- los cuarteles generales de Hitler (primera parte)


Frente a la creencia popular, basada muchas veces en películas de dudoso rigor, fue muy poco el tiempo que Hitler pasó en Berlin durante la guerra. Muy al contrario, seguía el desarrollo de los acontecimientos a través de una vasta red de cuarteles generales, diseminada por toda Europa. Entre 1940 y 1945, diecinueve Cuarteles Generales serán construidos con este fin para Hitler.


Curiosamente, una vez iniciada la guerra, el primer cuartel general del Führer estuvo a bordo de un tren, el Führersonderzug Amerika (tren especial del Führer Amerika). A última hora de la tarde del 3 de septiembre de 1939, Hitler abandonaba la Cancillería del Reich de Berlin para subir a bordo del Amerika que le esperaba en una polvorienta estación de la Pomerania.  Este sería su puesto de mando durante toda la campaña polaca. Hitler llegará a Bad Pozin el 4 de Septiembre; un segundo tren, el "ten de los ministros" llegará una hora mas tarde. 

El Amerika estaba formado por entre 12 y 15 vagones, arrastrados por dos locomotoras seguidas de vagones antiaéreos acorazados equipados con ametralladoras de 20 mm; otro vagón idéntico cerraba el convoy. Tras este, el vagón de Hitler era el primero y en él había una sala de estar de una amplitud similar a la de tres compartimentos normales (equipada con una mesa oblonga con ocho sillas alrededor), un austero dormitorio y un cuarto de baño. Los cuatro restantes compartimentos del vagón de Hitler estaban destinados a sus ayudantes y servicio doméstico. 

Hilter y Ribentropp durante una parada del Amerika.Polonia septiembre 1939 
Tras él, el centro neurálgico del tren: el vagón de mando; la mitad de dicho vagón estaba ocupada por una alargada sala de juntas y la otra mitad por un centro de comunicaciones que permanecía en constante comunicación por radioteléfono y telégrafo con el OKW y los ministerios, en Berlín. En otros vagones se situaba el comedor y servicios anejos al mismo, la escolta militar del Führer, la policía, el servicio médico, servicio de prensa y visitantes. De esta forma Hitler podía contar con un medio de transporte rápido y seguro para desplazarse al Oeste, en caso de ataque de los aliados, aunque los problemas de este tipo de cuartel general pronto se pusieron en evidencia: falta de espacio, incomodidad y sobre todo falta de autonomía.  Que Vuelen Alto los Dados dedicó un artículo al Amerika, donde tratamos por extenso el tema:  Amerika, el tren de Hitler.




De los veintitrés días que permaneció en Polonia, sólo lo abandonó seis días para alojarse en un Hotel, el Kasino Hotel de Zoppot (18 al 25 de septiembre de 1939), que se alzaba frente al mar. Los hombres del RSD se alojarán en el cercano hotel Victoria. Zoppot era un acogedor hotel balneario en la bahía de Danzig donde Hitler se alojará en las habitaciones 251,252 y 253 en el segundo piso y donde recibirá a una delegación japonesa. Las reuniones de guerra tenían lugar en las habitaciones de Jodl (202 y 203). El 26 de septiembre de 1939 a las 9.30 de la mañana, el Amerika iniciaba el viaje de regreso de 8 horas a  Berlin desde un apeadero de la Pomerania. Poco después de las cinco de la tarde, hacía su entrada en la estación Anhalter de Berlin.


Aunque el Cuartel General del Führer no era solamente un centro de mando militar, personal militar específico viajaba adscrito a él, como el Mariscal de campo Keitel (con dos adjuntos) como comandante en  jefe del OKW (Oberkomando des Werhmacht o alto mando de las fuerzas armadas), o el general Alfred Jodl, comandante en jefe del  departamento de operaciones del OKW o los adjuntos del Führer para las tres ramas de las fuerzas armadas (Engel para el ejército, von Below para la Luftwaffe y Puttkamer para la Kriegsmarine), entre otros. Diariamente, desde el Amerika, Hitler visitaba el frente por medio de una caravana de coches. No obstante, al igual que sucedía en la Cancillería del Reich, el uniforme pardo del partido era dominante ya que Hitler apenas intervino en la dirección de la campaña polaca, dejando en manos del general von Brauchitsch la dirección de las operaciones sin la menor injerencia.


La seguridad del Führer mientras se encontraba en este Cuartel General móvil corría a cargo del Regimiento de Infanteía Grossdeutschland, acuartelado en Berlin, al que también pertenecía el Batallón de la Guardia de Berlín. Anticipándose al ataque sobre Polonia, el 23 de Agosto de 1939 el Frontgruppe del FHQu. Truppen (unidades del Cuartel General del frente) será movilizado aunque  la mayor parte de las unidades no tomarán posiciones hasta el 31 de agosto de 1939, alrededor de la estación de trenes de Bad Pozin, primer cuartel general del Führer donde estacionará el Amerika. La unidad estaba compuesta por el cuartel general, unidad de señales (procedente de la Escuela de Señales del ejercito en Halle), compañía de seguridad con dos pelotones de motocicletas, dos pelotones de guardias, dos unidades de artillería antiaérea (situadas en los dos coches AA del Amerika) y una sección de abastecimientos. Las tropas estaban divididas en tres secciones: 

-.Grupo de Seguridad 1 : encargado de la protección de la estación de Bad Pozin y del perímetro de seguridad exterior.
-. Grupo de Seguridad 2, en reserva
-. Grupo del Frente, con un pelotón de motocicletas, medio pelotón de reconocimiento, un pelotón de señales, medio pelotón anti tanque, pelotón de artillería antiaérea y parte de la sección de abastecimientos. Era responsable de acompañar al Führer y a los ministros del Reich en sus visitas al frente.

Pronto estas fuerzas fueron consideradas insuficientes por lo que una compañía de policía militar será agregada para la protección del perímetro exterior del Cuartel General (500 mts de radio alrededor del Cuartel General). Hitler puso al frente de esta unidad de protección al coronel Erwin Rommel, el futuro zorro del desierto, que será ascendido a Major-general el 25 de Agosto.



Pelotones de infantería del Regimiento de Infantería Grossdeutschesland protegían el tren y acordonaban el camino de Hitler del tren a los coches y viceversa. Dentro de este círculo interior formado por el cordón de los hombres del Grossdeutschesland, el RSD se hacía cargo de la seguridad más directa del Führer. Sólo los miembros del Cuartel General podían pasar a este anillo interior de seguridad y acercarse al tren, siempre acompañados por un oficial del RSD

Herman Göring, comandante en jefe de la Luftwaffe, Hans Lammers, Heinrich Himmler, Reichsführer SS y Joachin von Ribbentrop, Ministro de Asuntos Exteriores, le seguían por detrás en sus respectivos trenes personales. El Sonderzug Asia de Göring  (amueblado de una manera mucho más confortable que el austero tren especial del Führer), solía encontrarse junto a Göring en el cuartel general de la Luftwaffe, cerca de Potsdam. Ribbentrop , Lammers y Himmler compartían un tren especial, el Heinrich. 



El 5 de octubre de 1939, Hitler visitó la Varsovia conquistado donde presidió el desfile de la Victoria. Desde el aeropuerto de Varsovia hasta el lugar del desfile, camino fue cubierto con coches divididos en dos columnas. El documento muestra la estructura de la denominada "columna de líderes". Llama la atención que, junto al Führer sólo aparezcan miembros de las fuerzas armadas así como la propia escolta de Hitler. Toda la dirección del partido del Reich y el jefe de la Cancillería del Reich Lammers, el Jefe de Prensa del Reich Dietrich y Himmler se encuentra en la segunda columna.




Pronto se decidirá la construcción de tres grandes cuarteles generales en el Oeste de Alemania, conocidos por sus nombres en clave como Felsennest, Tannemberg y Alderhorst. Y junto con los cuarteles generales permanentes, se dispondrá la creación de un batallón permanente de escolta que acompañase al Führer: el Führer-Begleit-Bataillon (FBB o batallón de escolta del Führer), creado el 14 de septiembre de 1939, al mando del mayor general Rommel.



 

El FBB recibía del Führer un estatus especial el 28 de septiembre de 1939, Todos los miembros del batallón lucirán en el brazo derecho de sus uniformes las bandas de bocamanga con el lema Führerhauptquartier.

Por motivos de seguridad, en 1941 se ordenó a los miembros del batallón que llevarán la banda sólo cuando no estuviesen de servicio en el Cuartel General. De esta forma se evitaba que desde el perímetro exterior pudiese detectarse la presencia de un cuartel general del Führer. Mediante una orden del Comandante en Jefe del Ejercito del 19 de septiembre de 1940, los miembros del FBB que perteneciesen al Ejercito, deberían de llevar una banda con el lema "Grossdeutschesland" en el brazo izquierdo del uniforme.

Concluida la campaña polaca,  con vistas a la futura campaña contra Francia, en octubre de 1939 Hitler envía a Rommel al oeste en busca de una localización adecuada para el nuevo Cuartel General y junto con personal de su estado mayor, Rommel inspeccionará varias estaciones de ferrocarril. Por aquel entonces, varios miembros del personal de Hitler se encontraban inspeccionando la zona con el mismo fin: sus adjuntos Schmundt, Engel  o von Below. Fitz Todt  tenía instrucciones de modernizar la mansión Ziegenmberg, cerca de Bad Nauheim y varios bunkers serán construidos a su alrededor; las instalaciones recibieron el nombre de "A", por Adlerhorst o el nido del águila.

 

El 19 de diciembre de 1939 el SS-Standatenführer Rattenhubber emitió las ordenes correspondientes en virtud de las cuales el RSD se hacía cargo del control de la seguridad de las instalaciones: 19 agentes del RSD, 103 agentes de la policía regular y 3 gendarmes serán destacados a en Bad Nauheim, dividiendo la zona en seis distritos de seguridad.  El RSD tomará las medias habituales de seguridad alrededor del Führer y otras altas personalidades del Estado: su protección personal directa, prevención de entrada de personal no autorizado, la supervisión de todos los organismos de seguridad que operan en la zona, controles de seguridad de personal uniformado para verificar de deben llevar uniforme, supervisión de estaciones de ferrocarril y hoteles de la zona, supervisión y vigilancia de oficiales militares extranjeros y corresponsales alemanes de guerra y fotógrafos, entre otras.

Pero después de haber empleado mas de un millones de Reichmarks y de haber instalado lo último en equipos de comunicaciones, Hitler estimó que su nuevo Cuartel General era demasiado lujoso; durante la guerra, el Führer quería vivir austeramente, como sus soldados. Su reputación como líder con una forma de vida personal modesta debía mantenerse en la construcción de los Cuarteles Generales que debía utilizar en campaña.



Felsennest será el primer Cuartel General operativo del Führer. Aunque se comenzó a construir en 1939 como instalaciones para la Luftwaffe, (baterías de defensa antiaérea, dentro de la zona de defensa aérea Oeste o LVZ West) en febrero de 1940 se decidió que allí se establecería el Führerhauptquartier (FHQ) o Cuartel Gerneral del Führer. Rapidamente, la Organización Todt (OT) se puso manos a la obra y así, de la noche a la mañana, los poco mas de 150 vecinos de esta aldea verán convertido su pueblecito en una base militar, habiendo de identificarse constantemente por medio de permisos especiales.  Dos bunkers antiaéreos serán construidos para refugio de la población local en caso de ataque aéreo. 

El nuevo FHQ Estaba perfectamente camuflado en una zona rocosa en medio del bosque de Rodert (Münstereifel) a 45 km de la frontera belga y a 30 km al sur de la ciudad de Bonn. Todo el complejo fue construido por la Organización Todt en ocho meses e inmediatamente se hará cargo del complejo unidades del batallón de escolta del Führer (Führer-Begleit-Bataillons). Desde este histórico lugar, Hitler dirigió su victorioso asalto sobre Francia iniciado a las 5.35 hrs del 10 de Mayo de 1940, la “operación amarillo”. 


Führerhauptquartier Felsennest 3 de Junio de 1940
Así pues será empleado durante los primeros días de la campaña de Francia y constará de un conjunto organizado en torno a dos anillos de seguridad de unas 30 hectáreas – el anillo interior y el anillo exterior – rodeados  por una alta alambrada;  entre ambos anillos se distribuían cuatro bunkers con 250 metros cuadrados de espacio, dos blocaos fortificados y tres barracones. El punto central era una pequeña cabaña de madera no más de 9 metros cuadrados en una colina que era la sala de situación donde las conferencias más importantes tuvieron lugar.


Dentro del anillo interior,el Führer-Begleit-Bataillons velaba por la seguridad de  Hitler que contaba con un modesto bunker  (edificio “K” o K-Stand) con despacho (a) y habitación (b), así como  dos pequeñas habitaciones para Schaub y Linge (d), un baño y una cocina. El resto del bunker estaba ocupado por Keitel (e) ,Jodl,Schmundt y Brandt. Desde su habitación equipada con una modesta cama plegable, una mesa y una silla, Hitler podía oír los ruidos que hacían Keitel y Jodl en la habitación contigua. Al carecer de ventanas, el bunker contaba con un sistema de aire acondicionado.  Aquí Hitler vivirá con el entorno habitual de los generales y auxiliares de la Cancillería de Berlin. Un par más de barracones en una colina cercana, uno de los cuales albergaba un comedor completaban el conjunto. 

dormitorio de Hitler
despacho de Hilter

bunkers de la zona sur
Los bunkers fueron cubiertos por redes de camuflaje. Además del Bunker K,  destacaba otro bunker, el conocido como F (Führungsstand), que se utilizaba como sala de reuniones. El personal de operaciones de Jodl se alojaba en el pueblo y trabajaba en uno de los barracones de madera ocultos en el bosque en una zona conocida como Zona de Seguridad II. Será instalado un sistema de alarma antiaérea. 

Las conexiones telefónicas existentes en los bunkers iniciales construidos para la Luftwaffe se ampliarán con cuatro lineas telefónicas adicionales así como con dos líneas de telex, estableciéndose una conexión directa con el Alto Mando del Ejercito (OHK) que se encontraba a tan sólo 4 km de distancia, en Hülloch. El Ministro de Asuntos Exteriores, Joachim von Ribbentrop, el Reichsführer SS Heinrich Himmler y el Jefe de la Cancillería del Reich, Hans Heinrich Lammers estaban alojados en el llamado "Ministerzug Heinrich", el tren especial del Reichführer SS estacionado en Flammersfeld hasta 08 de junio 1940. El "Asia" de Göring permanecerá al sureste de Mayen cerca del túnel de Trimbs en el ferrocarril Koblenz - Polch, a unos 50 kilómetros de distancia del Felsennest. Estos dos trenes especiales fueron estaban conectados directamente  con el FHQ.




Todos los martes, en un improvisado cine situado en el pueblecito de Rodert, se proyectaba en Deutsche Wocheschau, el noticiario alemán, así como peliculas con las entretener al personal del cuartel general. El mismo Hitler asistía;  el 20 de mayo de 1940 se proyectará la famosa pelicula "Der ewige Jude" . Dado que Rommel estaba ahora al mando de la 7ª División Panzer, su sustituto al frente de FBB será el Teniente Coronel Thomas. Despues del espectacular asalto de los paracaidistas alemanes en Holanda, el Führer-Begleit-Bataillon será reforzado con con dos grupos de asalto, que serán acuartelados en Rodert ,Münstereifel, Kreuzweingarten y en el propio Cuartel General del Führer. Estas tropas contaban con ametralladoras pesadas y granadas de mano y tenían un objetivo claro: la aniquilación total de cualquier enemigo así como la prevención de penetraciones en la zona de seguridad y la defensa del perímetro exterior.

El Führer, enamorado del paisaje primaveral, gustaba de celebrar las reuniones al aire libre; llamaba a Felsennest, “mi paraíso de pájaros”. Propuso a sus colaboradores más cercanos reunirse allí una vez al año tan pronto como terminara la guerra por lo que ordenó que se conservara como monumento conmemorativo de la victoria permaneciendo intacto hasta 1944, incluso conservando pintados los nombres de los ocupantes en las puertas de sus habitaciones.

El mariscal de campo Model, al mando del Grupo de Ejercitos B, utilizará el Felsennest durante la ofensiva alemana de las Ardenas, en el invierno de 1944; será destruido por los propios alemanes en 1945 (bunkers K y F), entrando las tropas norteamericanas en el complejo el 7 de marzo de 1945. Hoy sólo se conservan unas pocas ruinas.
 




Miembros del personal del Cuartel General y edificio que ocuparon 
(http://www.derbuhlert.com/information/article/69/felsennest)















  
El 6 de Junio de 1940, Hitler llega a el “Wolfsschulucht” o la cañada del lobo, situado a unos 20 km del pequeño pueblecito de Bruly de Pesche (sur de Bélgica) no muy lejos de Sedán, para seguir el desarrollo de la operación “Rojo”, continuación de “amarillo” y segunda mitad de la campaña de Francia. Inicialmente, su nombre iba a ser  "Waldwiese".



Todos los vecinos del pueblo serán desalojados para que la Organización Todt construyese rápidamente tres barracones de madera para alojar a Hitler, un comedor y a el Estado Mayor de Jodl y modificó una iglesia para alojar al resto. El cuartel general estaba completamente dispuesto cuando Hitler llego allí ese 6 de Junio y este nunca se sintió tan seguro y cómodo allí como lo estuvo en Felsennest; nubes de mosquitos subían de la densa maleza para atormentarle. El complejo contaba con un bunker, un casino, y varias edificaciones para su guardia e invitados. Generales y oficiales se habían instalado en las pequeñas casas de la única calle de la aldea.La escuela del pueblo serviría como alojamiento para los miembros del Alto Mando.

Una de las secretarias de Hitler escribiría el 13 de Junio: “llevamos de nuevo una semana en el frente, en un pueblo abandonado. Durante las primeras noches tuve que dormir con otra chica en un sitio que anteriormente había sido una pocilga pero que había sido cubierta con maderas, a pesar de lo cual era terriblemente húmeda. Ayer los barracones quedaron a nuestra disposición, por lo que ahora volvemos a estar secas… Todas las noches gozamos de la misma representación: exactamente a las once y veinte llegan los aviones enemigos y trazan círculos sobre el pueblo (..). Los días en que no vienen el Jefe pregunta: ¿Dónde estará el aviador de nuestra oficina?.”

Por orden de Hitler, la campana de la iglesia será retirada y en su lugar, se colocará un deposito de agua que daría servicio a las instalaciones del cuartel general.

Desde aquí, Hitler partiría en automóvil el 21 de junio por las brumosas carreteras francesas al bosque de Compiègne, donde tendría lugar el acto de rendición de Francia en el viejo vagón comedor en el que el Mariscal Foch había impuesto sus condiciones a los alemanes el 11 de noviembre de 1918. El 28 de junio de 1940, a las 8.00 de la mañana, el Führer abandonaba definitivamente el Wolfsschulucht, para no volver jamas. 

Bruly de Pesche apenas ha cambiado desde 1940 y actualmente, este cuartel general permanece prácticamente intacto y constituye una interesante atracción turística.








Bruly de Pesche mayo de 1940

“Tannenberg” o Instalación T, se encontraba situado en un bosque al norte de Swarzwaldhochstrasse, cerca de Freudenstadt, en la Alsacia alemana. Contaba con dos bunkers de hormigón, uno de ellos semienterrado, siendo el resto de construcciones de madera, rodeado por altos pinos.  Sólo fue utilizado por el Führer durante una semana  a partir del 28 de junio de 1940, durante la preparación del plan “león marino”, la invasión alemana de Inglaterra y hoy en día apenas quedan de él unas pocas ruinas. Durante la estancia de Hitler aquí, llovía permanentemente por lo que mientras su estado mayor estaba absorto en la planificación de la operación León Marino, el Führer comenzó a redactar su discurso ante el Reichstag a su regreso triunfal a Berlin y también  recibirá al embajador italiano. También hizo numerosos viajes por Alsacia, visitando Estrasburgo y varios de los campos de batalla de la I Guerra Mundial. El 6 de Julio de 1940 regresaba a Berlin.

“Frühlingssturm”, o primavera tempestuosa, se encontraba enclavado en una pintoresca estación de montaña austriaca, a unos 70 km de Viena. Desde aquí, en la primavera de 1941, Hitler seguirá el desarrollo de la operación “Marita”, la invasión alemana de los Balcanes. A bordo del “Amerika”, llegará a la estación de Mönichkitchen el 2 de abril de 1941, (permaneciendo allí a lo largo de dos meses completamente al descubierto a pesar de haberse preparado un túnel cercano como refugio en caso de posibles ataques aéreos).




También pueden interesarte: